Pillan 11 kilos de ositos de gominolas impregnados de una sustancia similar al MDMA

  • Tráfico de drogas internacional que utilizaba empresas de paquetería como canal de distribución
  • Las cartas con la droga fueron depositadas en diferentes buzones de la vía pública en las localidades de Benalmádena y Torremolinos
  • Las sustancias estaban modificadas y eran nuevas y, por tanto, fuera de la relación oficial de la Convención Única de Estupefacientes

Once kilogramos de ositos de gominola impregnados de 25N-NBOMe, una sustancia alucinógena más conocida como «La Bomba», han sido intervenidas por la Policía en la provincia de Málaga.

La actuación es fruto de la desarticulación de una banda asentada en las localidades malagueñas de Benalmádena, Alhaurín el Grande y Coín, que se dedicaba supuestamente al tráfico de drogas a nivel internacional, para lo que utilizaba empresas de paquetería como canal de distribución, ha informado este lunes la Policía en un comunicado.

Se han practicado siete detenciones y otros tantos registros en los que se han incautado, entre otros efectos, 3.700 gramos de sustancias tóxicas y psicotrópicas, 2.065 gramos de marihuana, 1.065 gramos y 500 mililitros de sustancia de corte, 900 euros en efectivo, varias balanzas, una prensa, una empaquetadora y material para envíos.

La operación se inició a partir de tenerse conocimiento de un conjunto de paquetes y cartas bajo sospecha de contener droga, que habían llegado a uno de los principales operadores de paquetería del país para su remisión al extranjero.

Tras obtener autorización de la autoridad judicial, los investigadores abrieron los 209 paquetes y cartas en cuestión, que resultaron contener 1.762 gramos de diferentes sustancias estupefacientes de diseño, en diferentes formatos y disposiciones.

Los envíos se realizaban mediante cartas en las que figuraban logotipos de remitentes que procedían de empresas ficticias, o bien logotipos de compañías con direcciones inexistentes, con el fin de darles apariencia legal. Gran parte de los paquetes presentaban también pegatinas de declaración de contenido en aduana, aunque eran falsas e impresas con una impresora convencional.

Las cartas fueron depositadas en diferentes buzones de la vía pública en las localidades de Benalmádena y Torremolinos.

Durante la investigación se recibió nuevamente comunicación de una nueva gran cantidad de cartas y paquetes con idéntico formato, un total de 252 más, y se solicitó una vez más su apertura judicial, lo que permitió descubrir otros 1.941 gramos de sustancias tóxicas y psicotrópicas.

La mayoría de la droga intervenida se trataría de derivados de sustancias fiscalizadas, es decir, sustancias con similares efectos en los consumidores que el MDMA, la ketamina, la cocaína o la mefedrona, pero con pequeños cambios en su composición que las convertía en nuevas y, por tanto, fuera de la relación oficial de la Convención Única de Estupefacientes.

Las indagaciones condujeron a los agentes a identificar al líder de la organización, un ciudadano británico residente en Alhaurín el Grande. La Policía constató cómo el investigado hacia acopio de todo el material necesario para la confección de los envíos y que se valía de varios colaboradores para repartir la correspondencia por los buzones.

En la fase de explotación de la investigación se practicaron siete registros en varios domicilios, fincas, trasteros y locales de Benalmádena, Cártama, Alhaurín el Grande y Málaga.

La 25N-NBOMe es una sustancia alucinógena conocida como «La Bomba» que se vende como una alternativa del LSD o la mezcalina.

Existen diversas variaciones de esta droga, pero la 25I-NBOMe es su forma más potente y de la que más se abusa, ya que sus efectos son muy duraderos en el organismo, doce horas o más.