Volvemos a una victoria que se da en un desierto, en contra de la sociedad, sin que esta se de cuenta… Cada día libramos una guerra, que se nos impone, sin cañones… pero con proyectos muertos o desasosiegos a flor de piel… sin que nadie haga nada, solo miren sus ombligos.

Se da cierto al blanco, cuando al poco tiempo… se cambie y se le de al negro… En realidad desde arriba se mira al horizonte, pero solo de sus intereses personales, de la colocación de amiguetes y donde la miseria campa entre los cardos que se nos sembraron.

La incertidumbre corre por el comercio internacional: con procedimientos que buscan el proteccionismo comercial, con políticos que también tensan cuerdas y en ese tensar… rompen capas de la sociedad, sin que hagan nada.

La gente se esta empezando a revelar contra esta cuestión, dejando atrás, esos cantos de sirena… que nos da, aquello que hemos conocido siempre…para buscar lo novedoso, aunque esto a veces nos queme.

Por Jesús Freire Higueras