Moli de Ronda y Joaquín Candelas cortan dos orejas y salen por la puerta grande en una gran tarde también de Miguel Ángel Ruiz

Tenía el público ganas de toros en esta Feria de Pedro Romero, tras el polémico adelanto de fechas de los festejos de la Goyesca. Y eso se notó en el ambiente de la novillada que se ha celebrado hoy en una plaza de toros portátil instalada en el Recinto Ferial, con la que la Escuela Taurina y el Ayuntamiento de Ronda han querido suplir esta ausencia, según informa, Santiago Orozco.

La plaza registró un lleno total en una tarde en la que actuaron tres novilleros rondeños: Miguel Ángel Ruiz, Ignacio Candelas y ‘Moli’ de Ronda. Este último fue el gran triunfador, con cuatro orejas, abriendo la puerta junto a Candelas, con dos trofeos.

Se torearon seis novillos de la ganadería rondeña Reservatauro, desiguales de presentación y juego, siendo el más noble el primero y el mejor de la tarde el tercero.

Abría el festejo Miguel Ángel Ruiz, que perdió los trofeos de su primero por los aceros, después de hacer una faena templada ante un novillo muy noble, pero con poca fuerza.

El peor lote se lo ha llevado Ignacio Candelas, teniendo un primero con más genio que bravura y que le levantó las zapatillas del suelo en varias ocasiones. El mal manejo de las espadas le hizo perder los trofeos.

El tercero fue el mejor novillo de la tarde, al que ‘Moli’ de Ronda supo aprovechar en una faena de menos a más, matando de una buena estocada. Dos orejas para el novillero rondeño y vuelta al ruedo al toro merecida.

En el cuarto, novillo con excesivo trapío y mucho genio. Desarrolló en los dos primeros tercios y Ruiz tuvo buena disposición, pero presentó peligro y no le facilitó las cosas. Aun así, cortó una oreja.

El quinto le propinó a Ignacio Candelas una voltereta importante, aunque sin mayores consecuencias. Desarrolló peligro y lo mató mal, con pinchazo y estocada. Recibió dos orejas.

El último de la tarde, para ‘Moli’, también tuvo excesivo trapío. No tuvo fuerza y se presentó inválido de los cuartos traseros. Mató de estocada atravesada y estocada y cortó dos orejas.