Los padres creían que estaban durmiendo, conductor sin carné, menores muertos, un control… la historia tras el accidente de Ronda

  • Los padres de las victimas ni siquiera sabían que habían salido, creían que estaban durmiendo en casa.
  • ​Mueren tres jóvenes, dos de ellos menores, en un accidente de tráfico tras huir de un control policial en Málaga.

Nuevos datos aportan luz al accidente que tuvo lugar en la madrugada del miércoles en Ronda, Málaga. El conductor de 22 años carecía de carnet de conducir. Él y sus dos acompañantes, de 15 y 16 años, se dejaron la vida en la carretera cuando huían, no se sabe por qué, de una radiopatrulla de la Policía Nacional, según informa el diario Sur.

Según fuentes próximas a la investigación, ni siquiera tenía la licencia de moto, por lo que, de haber sido interceptado, no sólo habría supuesto una sanción administrativa, sino también la imputación de un delito contra la seguridad vial.

En el lugar del copiloto viajaba un menor de 16 años. El coche en el que circulaban, un Mercedes 220, era propiedad de su madre. Y en el asiento trasero iba otro adolescente de 15, ambos eran de Ronda. El primero había dejado los estudios, mientras que el segundo cursaba la ESO en el instituto Pérez de Guzmán. Al parecer, sus padres ni siquiera sabían que habían salido. Los creían durmiendo en casa.

Conducción sospechosa

La noche de este miércoles 29 de junio, una radiopatrulla de la Policía Nacional recorría las calles del polígono industrial de Ronda. Sobre las dos de la mañana, los agentes se cruzaron con un vehículo que circulaba con las luces apagadas.

Les resultó sospechosa la maniobra, la hora y el lugar, así que dieron la vuelta para tratar de interceptarlo. Les hicieron señales para que se detuvieran, pero el coche escapó. Los policías se dirigieron a unos compañeros de la Policía Local de Ronda que acababan de desmantelar un control que habían hecho en la calle Sevilla para instalarlo en otro punto de la ciudad.

Se les acercaron y les preguntaron si se habían cruzado con un vehículo que huía. Los policías locales respondieron que acababan de ver un Mercedes de color claro que iba rápido, aunque no a una velocidad excesivamente alta. Ellos no llegaron a darle el alto, pero sí observaron que tomaba la avenida de La Legión.

Los funcionarios de la radiopatrulla enfilaron esa dirección para tratar de interceptarlo. Y, al parecer, dieron de nuevo con él. Se cruzaron con el Mercedes en la zona de La Dehesa, pero al percatarse de la presencia de la policía, el conductor volvió a darse a la fuga.

Los agentes contactaron con la sala del 091 para informar de la situación y desde ahí se avisó a la de Policía Local, que se sumaron a la búsqueda. Uno de los coches patrulla de la Policía Local se adentró por el camino de tierra, mientras que el otro circuló en paralelo por la carretera A-374, que es la salida natural de Ronda hacia Cádiz.

Este segundo patrulla fue el que se topó a lo lejos con un coche con las luces de emergencia encendidas. Cuando se acercaron, comprobaron que estaba boca abajo en la cuneta, con las ruedas hacia arriba. Al parecer, era el Mercedes al que trataban de encontrar.

Trágico accidente

Dentro estaban los tres jóvenes. Pese a lo poco que tardaron en localizarlos, no pudieron hacer nada por salvarlos. El coche había caído desde el carril, que está sobre la carretera, a una altura de unos 10 o 12 metros.

Es un camino sin salida que acaba en un talud, pero el vehículo en el que viajaban los jóvenes se desvió justo antes por algún motivo y cayó a la calzada de la carretera comarcal. Los investigadores de la Guardia Civil de Tráfico, que trabajan en el caso con la ayuda de la Policía Local de Ronda y la Policía Nacional, no han detectado una secuencia de huellas de frenada.

 Al parecer, solo encontraron una marca justo antes del precipicio. Por la proyección del coche en la caída, todo apunta a que se precipitó a muy poca velocidad, de ahí que acabara volcado sobre la cuneta de la carretera.