Los Agentes de Medio Ambiente se incautan de más de 100 trampas en el marco de la Estrategia Andaluza contra el Veneno

  • Hallan un zorro muerto por ahorcamiento en un lazo colocado en una finca del municipio de Cortes de la Frontera

Agentes de Medio Ambiente (AMA) de la delegación territorial de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio se han incautado de más de 100 trampas ilegales para la captura de pájaros, así como otras artes no permitidas para la captura de animales dentro del Plan de Acción de la Estrategia Andaluza contra el Veneno en operaciones efectuadas en los primeros días del mes de junio en las que los AMA han contado en estas intervenciones con el apoyo de la Unidad Canina especializada (UCE).

En una de ellas, en el término municipal de Montecorto, los AMA han intervenido en una explotación ganadera 62 trampas para captura de pájaros (conocidos en la zona como “perchas”) y 3 lazos predadores (elemento de captura no selectivo y prohibido que causa la muerte de los animales al quedar atrapados por el cuello u otras partes del cuerpo).

Los AMA(Agentes de Medio Ambiente) han intervenido en una explotación ganadera 62 trampas para captura de pájaros

Asimismo, Tras la aparición de un zorro muerto por ahorcamiento en un lazo de captura en una cabreriza en Cortes de la Frontera, los AMA han efectuado sendas inspecciones en instalaciones ganaderas ubicadas en dicho municipio y en Benaoján, en el entorno del Parque Natural de la Sierra de Grazalema en las que han intervenido 45 trampas para captura de pájaros, 9 lazos, 3 cepos para conejos y 3 colas (2 de zorro y 1 de gineta).

Estas actuaciones se suman a las que se desarrollaron el pasado mes de mayo donde las inspecciones dieron como fruto la localización de 128 lazos conejeros, 8 lazos predadores 40 costillas, 1 jaula trampa para pájaros y dos 2 cepos.

Los procedimientos sancionadores que se deriven de la denuncias pueden terminar con multas que van desde los 60,10 a los 601,01 euros solo por la tenencia de estos medios de captura prohibidos.

En los casos de utilización, la sanción mínima es de 601,02 euros pudiendo llegar hasta los 60.101,21 euros. Además, estas prácticas pueden acarrear sanciones accesorias como la suspensión o inhabilitación para la obtención de la correspondiente licencia y la ocupación de los medios para los que puede resolverse su destrucción.

Además, en los casos de incumplimiento de los requisitos de la condicionalidad se podría dar lugar a reducciones o a la anulación total de las ayudas directas de la PAC ya que claramente se establece que los agricultores y ganaderos no deben utilizar los medios de captura y de sacrificio tales como redes o trampas no selectivas, venenos y cebos envenenados o elementos que produzcan asfixia.