La viruela del mono, nueva alerta sanitaria: «No podemos descartar que haya transmisión importante»

Tras la aparición de ocho posibles casos de la viruela del mono en Madrid, Fernando Simón ha subrayado que no es probable que esta enfermedad tenga transmisión importante «pero no se puede descartar»

Cómo se contagia la viruela del mono en los humanos y cuáles son sus síntomas

Después de que la Dirección General de Salud pública haya detectado ocho posibles casos en Madrid de viruela símica o viruela ‘del mono’ (monkey pox), el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, ha señalado este miércoles que aunque no es probable que la viruela del mono vaya a generar una transmisión importante «no se puede descartar».

Simón, quien saltó ‘a la fama’ debido a la pandemia del coronavirus que estalló en 2020, en ha subrayado declaraciones a los medios en Valencia que hasta ahora no se han detectado casos confirmados en España, pero sí se han identificado en Reino Unido y Portugal.

¿Qué es la viruela del mono?

Es una enfermedad que se circunscribía a África y era una patología parecida a la viruela humana, que se erradicó al final de los años 70, y que se transmitió de los monos a humanos y que, en general, se transmitía con menor frecuencia en estos últimos.

De hecho, los brotes hasta hace pocos años «no tenían más de una segunda generación de transmisión, pero en los últimos sí que se han detectado de hasta de tercera y cuarta generación, que son brotes muy pequeños,

En este caso, está asociado a grupos poblacionales muy concretos y se está investigando la causa y, sobre todo, lo que más interesa, el origen, que debería de ser algún caso proviniente de África. Así, «hay que estudiar los casos confirmados en el Reino Unidos y en Portugal y si se confirman los casos sospechosos de España», detalló.

Síntomas, incubación y transmisión

El periodo de incubación (intervalo entre la infección y la aparición de los síntomas) de la viruela símica suele ser de 6 a 16 días, aunque puede variar entre 5 y 21 días.

Por su parte, la tasa de letalidad ha sido en brotes anteriores de entre el uno y el diez por ciento, principalmente en jóvenes. Si bien su transmisión es respiratoria, pero por las características de los ocho casos sospechosos la transmisión apunta a ser por contacto con fluidos.

Los síntomas son similares a aquellos de la viruela, aunque más leves. Comienza con fiebre, dolor de cabeza, dolores musculares, dolor de espalda, escalofríos y agotamiento. También es común desarrollar una erupción, que suele comenzar en la cara y luego se extiende a otras partes del cuerpo, sobre todo a manos y pies.