La venta de test de antígenos se dispara en Málaga

La covid-19 en Málaga vuelve a superar el millar de casos, indicación de que se haya  duplicado la venta  de test en estas dos últimas semanas,  la séptima ola ha llegado. 

«Estamos hablando de una séptima ola, no son pequeñas oscilaciones, no son dientes de sierra, es un aumento sostenido que prácticamente ha llevado a una duplicación en el número de casos en mayores de 60 años».

El epidemiólogo Daniel López-Acuña, exdirector de Acción Sanitaria en Situaciones de Crisis de la Organización Mundial de la Salud, es rotundo a la hora de analizar la subida de la incidencia de COVID-19, especialmente desde la Semana Santa y el fin de la obligatoriedad de las mascarillas en interiores. Y este repunte se nota en las farmacias.

La venta de test de detección de antígenos de Covid-19 se dispara. «Se están vendiendo mucho más, como en los días previos a las Navidades. Solo que entonces la gente se los hacía porque se iba a reunir y querían estar tranquilos de que no estaban infectados y ahora los compran porque tienen síntomas y quieren saber si tienen un resfriado o Covid», comenta Cristina González, farmacéutica de Málaga.

Desde el Consejo Andaluz de Colegios Oficiales de Farmacéuticos detecta un aumento del 600% este pasado fin de semana, tras la celebración de la Feria de Abril. Jaime, farmacéutico de Sevilla, asegura que han multiplicado por 20 la venta de test en su botiga, «además este año los catarros han llegado más tarde», añade.

 

¿Hay stock suficiente? A pesar de la alta demanda, la mayoría de las farmacias asegura que no están notando problemas de desabastecimiento. Javier Corrais, farmacéutico de Madrid explica que tras eliminar la obligatoriedad de las mascarillas, cada dos días hacen un nuevo pedido con 200 unidades, “y en el mismo día se venden, tenemos que volver a pedir”, asegura.

Desde finales de marzo, el sistema sanitario ya no hace las pruebas nada más que a los mayores de 60 años, a los pacientes de riesgo y a las personas que presenten síntomas graves. Por eso quien tenga síntomas leves, si quiere saber si padece Covid o un resfriado, tiene que recurrir a comprar un test de antígeno.

En la actualidad hay media docena de marcas. Su precio es fijo: 2,94 euros. Así que lo normal -dado que su coste es menor que al comienzo de la pandemia- es que cada persona que entra a comprarlos en una farmacia se lleve varios. El 80 por ciento de los test que se venden son los nasales. “Son los más demandados, con diferencia”, apuntan desde CACOF. Solo el 20 por ciento opta por los de saliva. Y su venta va paralela a la de tratamientos para afecciones respiratorias como paracetamol, ibuprofeno o acetilcisteína. Aunque a la clientela de Javier, nos cuenta, cada vez más, el tipo de test le es indiferente, solo quieren dice, terminar con la incertidumbre del posible contagio