La escuela deportiva ‘Fundación Victoria’ tira de los galones del Waterpolo Málaga para expandir este deporte en la cuidad

  • La piscina que tiene esta entidad diocesana y educativa en el Colegio Diocesano La Presentación cuenta con dos pequeñas escuelas de waterpolo, además de otras de natación y distintas actividades para todas las edades.
  • Con la participación del presidente del CDWP Málaga, Alfonso Wucherpfennig en dicha programación, el waterpolo malagueño fortalece su afición y su cantera para seguir afrontando retos en el futuro.
  • Con el cierre de las instalaciones deportivas, el trabajo continúa desde casa con escuelas de Espalda, yoga y otros ejercicios muy demandados.

El waterpolo, a pesar del parón que ha sufrido el Deporte malagueño con esta crisis del CoronaVirus, se encuentra en un buen momento. No sólo por contar con un equipo en la segunda categoría nacional, sino también por seguir construyendo una cantera fuerte y muy apegada e ilusionada con el balón amarillo. Además, las instalaciones acompañan. Si todo empezó en el Pabellón de la Universidad de Málaga y en la Ciudad Deportiva de Carranque, ahora se centra principalmente en Inacua Málaga, el Centro Los Limoneros del Puerto de la Torre y, desde hace algún tiempo, en la Piscina Fundación Victoria de la Escuela deportiva Fundación Victoria, ubicado en el Colegio Diocesano La Presentación.

El presidente del Club Waterpolo Málaga, Alfonso Wucherpfennig, ha vinculado su pasión con su profesión, extendiendo a un nuevo foco de la ciudad el amor por este Deporte. Como actividad extraescolar para los alumnos del centro y también de modo abierto, ha logrado conformar dos pequeñas escuelas con un total de 20 integrantes. En muchas piscinas, el waterpolo es el hermano pequeño y se le da prioridad, también de forma comprensible, a la natación o a otras actividades acuáticas. La Escuela Deportiva Fundación Victoria ha visto cómo entusiasma este deporte y hemos logrado inculcar a los más pequeños cierto interés, comentó el máximo dirigente del CDWP Málaga.

Hasta el inicio de la crisis, con dos sesiones semanales y divididos en dos grupos, los jugadores han podido aprender ya las nociones más básicas, disputar partidos y evolucionar en los aspectos técnicos y tácticos más fundamentales. Incluso, han podido disfrutar de su participación en los Juegos Deportivos Municipales y en otras jornadas de convivencia con el resto de clubes de waterpolo de la ciudad. Ahora Con este parón, se realiza también un seguimiento a distancia, para mantener la forma física con escuela de espalda o yoga, la tonificación muscular y, sobre todo, las ganas de divertirse cuando se vuelva al agua. En el confinamiento, el waterpolo es uno de los deportes que más echa de menos su entorno natural, pero esa ilusión que tenían cuando iniciamos la escuela en La Presentación se mantiene para volver con fuerza, apuntó Wucherpfennig.

La vuelta del Deporte malagueño, que apunta a ser más rompedora que nunca, tendrá en el waterpolo a un buen compañero de viaje, con una cantera más fuerte ávida de proyectos.