La casa Virgen de Espera de Antequera acoge ya a futuras mamás solas y en situación de exclusión social

La Casa de Acogida Virgen de Espera de Antequera acoge ya a futuras mamás. Este centro está destinado a mujeres solas en estado de gestación y en situación de exclusión social que se enfrentan a la maternidad sin ningún tipo de apoyo familiar y carezcan, por diferentes causas sociales, de posibilidades de alojamiento.

La vivienda, que abrió sus puertas el pasado mes de febrero, ya acoge a las primeras futuras mamás, se encuentra situada en el centro de Antequera, cuenta con capacidad para albergar a cuatro mujeres y sus bebés, y dispone de un amplio equipo humano formado por una trabajadora social, técnico de Cáritas Diocesana, y 18 voluntarios del arciprestazgo que se encargan de acompañar y apoyar a las mujeres, tanto en las necesidades de la vivienda como en las actividades que desarrollan.

Durante la estancia, se ofrece a las acogidas los medios necesarios para poder afrontar los meses de embarazo, el posparto y los primeros meses de la vida de su hijo en un entorno seguro y acogedor que les permita mantener o reestructurar el equilibrio emocional y anímico preciso para hacer frente a la crianza de sus hijos.

«Es muy importante que las futuras madres muestren interés por la inserción sociolaboral y colaboren en un plan formativo a fin de conseguir su incorporación al mercado de trabajo», ha expuestoMaría José Frías, técnico de la casa.

Uno de los principales objetivos es potenciar la autonomía y la responsabilidad individual ante sí mismas, en su rol de madres y ante la sociedad, ha agregado.

El delegado episcopal de Cáritas Diocesana, Antonio Collado, ha manifestado su agradecimiento «por la generosidad de tantas personas que han hecho posible la puesta en marcha de este proyecto en un año especialmente complicado por las limitaciones y dificultades añadidas que ha ocasionado la pandemia

La propuesta de entrada a la casa puede realizarse a través de las Cáritas parroquiales de toda la Diócesis de Málaga, de los centros de salud y hospitalarios, así como por parte de otras entidades que trabajen con personas en esta situación.

El vicario para la acción caritativa y social, Juan Manuel Ortiz, acompañado del arcipreste de Antequera, Antonio Fernández, ha bendecido este viernes este centro, con la asistencia también desde los Servicios Generales de Cáritas Diocesana, su director, Francisco José Sánchez, la responsable del Área de Acogida e Intervención Social, Berta Fortes, y la responsable del Área de Acción Social, María Rosa Gutiérrez.

También han estado presentes los directores de las siete Cáritas parroquiales del arciprestazgo, acompañados por la comisión de seguimiento de la casa, una representación del equipo de voluntarios y Elisa de Rojas, la persona que ha cedido la casa para este fin.

El vicario ha ahondado en la necesidad «de crear entre todos los que de una forma u otra dan vida a esta casa, un verdadero hogar, donde las acogidas, los bebés y todo el equipo que se encarga de atenderles, se impliquen y aporten lo mejor de sí mismos para favorecer una convivencia fraterna y afectuosa».

«La realidad de un proyecto de este tipo no es posible sin la generosidad de muchas personas, como la de la familia que ha puesto esta vivienda a disposición, o la de todos los voluntarios de las Cáritas parroquiales de la ciudad de Antequera, que se han implicado para abrir esta puerta a la esperanza y a la vida que es el hogar Virgen de Espera», ha subrayado.