La batida de jabalíes en El Burgo se autorizó según el cumplimiento de la normativa vigente

El delegado de Desarrollo Sostenible responde a “las críticas partidistas sobre una actividad regulada que contribuye a garantizar nuestra agricultura en los momentos más duros de la pandemia”

 

 

El delegado territorial de Desarrollo Sostenible en Málaga, José Antonio Víquez Ruiz, ha informado hoy de que el 30 de enero se desarrolló en El Burgo una batida de jabalíes, actividad cinegética que “cumplía con la normativa actual en materia de caza y que se desarrolló con todas las medidas de seguridad que requiere la actual crisis sanitaria provocada por el Covid 19”.

Esta actuación situó en el término municipal de Ardales la junta de carnes, autorizada por la delegación territorial de Salud y Familias, como lugar de reunión final para el control veterinario de los ejemplares.

Se ha referido así el delegado territorial de Desarrollo Sostenible a “la críticas con fines partidistas realizadas por el secretario general del PSOE de Málaga, José Luis Ruiz Espejo, cuya información no se ajusta a la realidad y de las que se ha servido para pedir explicaciones sobre una actividad regulada, que contribuye a garantizar nuestra agricultura en los momentos más duros de la pandemia”.

El delegado territorial ha mostrado su “asombro ante ante el desconocimiento manifiesto del dirigente socialista y ex delegado de la Junta”, aclarando que la caza, en su acepción de herramienta de control de poblaciones y daños, “ya fue considerada como una asimilada a una actividad esencial durante los meses en los que se declaró el estado de alarma” para garantizar el abastecimiento alimentario de la población y el mantenimiento de las cadenas de producción agro-alimentario y ganadero, según el Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, por el que se declara el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19.

 

Normativa

El delegado territorial de Desarrollo Sostenible en Málaga ha recordado que la Junta de Andalucía, a través de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, regula los períodos y modalidades permitidos para desarrollar estas acciones durante la campaña 2020-2021 por la que se declara en Andalucía el área de emergencia cinegética temporal por daños y riesgos sanitarios de jabalí y cerdo asilvestrado.

 

José Antonio Víquez Ruiz ha explicado que la colaboración de los cazadores en el control de densidades poblacionales de estos animales es una muestra más del carácter sostenible de la actividad cinegética, de manera que contribuyen, por un lado, “a garantizar la buena salud de la cabaña ganadera al reducir las posibilidades de contagio de enfermedades y por otro lado, a evitar los daños que pueden ocasionar jabalíes y cerdos asilvestrados en el ecosistema, en la actividad agrícola e incluso el medio urbano cuando existe una sobrepoblación local”.

En este sentido, ha hecho referencia a la Instrucción de la Dirección General de Medio Natural, Biodiversidad y Espacios Protegidos relativa a la aplicación del Decreto del Presidente 4/2021, de 30 de enero, que regula la caza como actividad con una vertiente claramente definida como herramienta de gestión de los equilibrios biológicos y ecológicos en los ecosistemas naturales, “cumpliendo una imprescindible e insustituible función para con el medio natural”.

En dicha Instrucción se define la caza como medio de control del tamaño poblacional de las especies cinegéticas; para reducir los efectos de la herbivoría sobre los recursos vegetales naturales, a través de dicho control del tamaño poblacional; reducir los daños en cultivos y aprovechamientos así como sobre especies de flora y fauna amenazada; reducir los riesgos de trasmisiones de enfermedades tanto animales como de trasmisión a humanos; reducir la probabilidad de accidentes de tráfico con especies cinegéticas involucradas, que dado su tamaño pueden suponer las de mayor riesgo para la seguridad de las personas.

 

Por todos estos motivos, el titular provincial de Desarrollo Sostenible ha asegurado que es imprescindible que los cazadores ejecuten, en la medida de los posible, los Planes Técnicos de Caza respecto de estas especies de caza mayor y algunas de menor productoras de daños en la agricultura y la ganadería, que tienen establecidas en sus cotos, ya que son garantía de mantenimiento de ese equilibrio y sostenibilidad de las poblaciones y el medio, y para ello deben poder desarrollar todas las modalidades previstas en el mismo.

Para concluir, el delegado territorial ha tachado como “actitud irresponsable” ofrecer informaciones erróneas que “arrojan incertidumbre sobre una actividad que no sólo evita daños al ecosistema y la agricultura, sino que además colabora con la Administración  en el control de la población de estos animales para garantizar la sanidad animal y reducir la inversión pública necesaria para lograr este fin”.

 

 

Riesgo de contagio de enfermedades

La situación general de la población de jabalíes y cerdos asilvestrados continúa siendo complicada en toda Europa por lo que sigue considerándose necesario el mantenimiento de una situación de emergencia que permita reducir la probabilidad de transmisión de enfermedades y los riesgos sanitarios y ambientales asociados a las altas densidades de estos animales.

 

En el caso concreto del jabalí y el cerdo asilvestrado, se considera a estas especies como el principal reservorio de tuberculosis bovina en España. Su comportamiento, la extensa ocupación de territorios y su gran densidad de población en numerosas áreas de Andalucía, sumado a las especiales condiciones epidemiológicas que se observan en la Comunidad Autónoma, hacen que la Consejería considere prioritario adoptar medidas de control para reducir su densidad y limitar así las posibilidades de contacto entre estos ejemplares y el ganado extensivo.

 

La importancia de evitar un posible contagio radica en que algunas de las enfermedades de estos animales pueden afectar también a las personas y suponer, por tanto, un riesgo de salud pública.

 

Las actuaciones propuestas en el área de emergencia en materia de caza y de sanidad animal, persiguen también la erradicación del cerdo vietnamita. Ésta es una raza genéticamente distinta, catalogada como especie exótica invasora, que, además, es capaz de hibridar con los jabalíes silvestres, con efectos secundarios como el incremento de crías por camada.