Investigadores del IHSM “La Mayora” hallan un mecanismo de doble absorción de agua en hojas de una planta desértica

 Este es un hallazgo importante de un mecanismo “único”, que permite entender cómo las plantas se adaptan a la sequía y conocer así “vías alternativas” de toma de agua “cuando no existan suficientes recursos hídricos” para el riego.

 

Un novedoso mecanismo de doble absorción de agua en una planta de zonas desérticas tropicales, que permite su supervivencia ante sequías al aprovechar la humedad, ha sido hallado por investigadores del IHSM “La Mayora”, en Algarrobo (Málaga), con la colaboración de la Universidad de Harvard (EEUU).

El trabajo, publicado en la revista “Plant Cell and Environment”, en el que también ha colaborado el Centro de Investigaciones en Ecología y Zonas Áridas (CIEZA) de Venezuela, identifica un nuevo método de doble absorción en hojas para supervivencia de la planta ante sequías, ya que apenas necesitan agua de riego –del suelo-.

El investigador del Instituto de Hortofruticultura Subtropical y Mediterránea «La Mayora» CSIC-UMA, Juan Losada, ha explicado a Efe que la planta que se ha estudiado es la “Capparis odoratissima” -hermana de la alcaparra-, que habita en Sudamérica en zonas donde la lluvia es escasa, por lo que esta no suele hidratarse por la raíz.

Losada ha detallado que esta doble absorción se produce porque las hojas de esta planta poseen unos microcanales –miles por centímetro cuadrado- capaces de absorber el agua que se condensa tanto en la superficie de arriba como de abajo de la hoja, a través de los idioblastos y los tricomas, respectivamente.

El investigador del programa ComFuturo, del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), asegura que este es un hallazgo importante de un mecanismo “único”, que permite entender cómo las plantas se adaptan a la sequía y conocer así “vías alternativas” de toma de agua “cuando no existan suficientes recursos hídricos” para el riego.

“Llegará un momento en que debido a los efectos del cambio climático, el agua disponible para riego no sea suficiente”, confiesa Losada a Efe, que añade que este descubrimiento permite desarrollar mecanismos nuevos de fertilización e irrigación.

Una de las aplicaciones que puede tener para el consumo humano es el desarrollo, por parte de investigadores, de plantas con este método de absorción foliar, que puedan hidratarse sin necesidad de un agua excesiva de riego y sin malgastar recursos hídricos para, por ejemplo, producir frutos.

Las investigaciones de este centro están enfocadas en la búsqueda de un cultivo integrado y sostenible, en el que se consiga una utilización de recursos óptima con un menor impacto ambiental.

La Mayora posee cultivos de mango, aguacate, chirimoya y otros alimentos más exóticos como la papaya, guanábana, cacao, carambola, longan y lichi, entre otros.

También cuenta con hortícolas como pepino, melón, sandía y calabaza o tomate, entre otros, con importantes bancos de germoplasma (semillas que tienen la carga genética de la planta) donde se estudian sus características, sus variedades, su resistencia a plagas o la relación planta-patógeno.EFE

Daniel Luque (EFE)