lunes, julio 22, 2024
spot_img
InicioSucesosIncidente en la cárcel de Alhaurín de la Torre: un reo se...

Incidente en la cárcel de Alhaurín de la Torre: un reo se sube al tejado de la enfermería para fugarse

  • Funcionarios de prisiones denuncian insultos, amenazas e intentos de agresión por parte del interno, que permanece ahora en aislamiento

Funcionarios de prisiones denuncian un nuevo incidente en la cárcel de Alhaurín de la Torre. Esta vez, explican que un interno de 18 años y «completamente inadaptado» se subió al tejado de la enfermería, haciendo alarde de su desobediencia a las órdenes de los trabajadores, para tratar de fugarse, según ha podido saber este periódico.

El suceso ocurrió este martes, sobre las 14:00 horas. Si bien, los insultos, amenazas e intentos de agresión por parte del interno en cuestión llevan sucediendo supuestamente desde el pasado sábado -día de su ingreso en prisión-, cuando comenzó a generar conflictos con una cuchilla, indican fuentes cercanas a los hechos. Por ello, se le trasladó al módulo 7, donde se le aplicó el artículo 72 que lo mantuvo aislado durante un tiempo del resto de internos del departamento por su comportamiento agresivo.

Al día siguiente, el domingo sobre las 13:50 horas, volvió a ser trasladado al módulo 9, de convivencia normal, donde no duró ni 24 horas, pues, al parecer, continuó generando conflicto, llegando incluso a meter la mano en el carro de la comida.

De esta manera, sobre el mediodía del lunes volvió a ser trasladado al módulo 7. Pero, el martes, a las 13:00 horas, lo llevaron a enfermería para realizarle una valoración psiquiátrica antes de ser trasladado a otro departamento. Una hora más tarde, los funcionarios alertaron a los jefes de servicios y guardia exterior de que el reo se había encaramos al tejado -pasando del módulo de enfermería uno al dos- en un intento de escaparse.

Después de un intento de negociación y con el apoyo de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, el preso accedió y bajó de la cubierta ayudándose de la máquina del aire acondicionado, aparato que los funcionarios creen que también empleó para subirse.

Finalmente, fue trasladado al módulo de aislamiento, donde las mismas fuentes relatan que continuó con su actitud agresiva, tratando de atacar a los funcionarios. Así, se le aplicó el artículo 75, que implica un modo de vida restrictivo a la espera de que Madrid decida qué sucede con su destino tras varios intentos de agresión y uno de fuga.

Fuentes penitenciarias aseguran que este interno, que ingresado en la cárcel tras permanecen en un centro de menores, se enmarca en una tipología de presos que presentan actitudes «muy problemáticas» porque «no tienen ninguna estructura familiar ni de comportamiento, por lo que no se atienen a ninguna norma».

Desde el sindicato Tu abandono me puede matar denuncian una vez más la política penitenciaria actual, un sistema que -critica- funciona «sin medios, sin personal y sin reconocimiento para los trabajadores». Por su parte, la Asociación Profesional de Funcionarios de Prisiones (APFP) lamenta que la dinámica de esta institución «va en picado», pues alegan que los dirigentes «no clasifican muchas conductas peligrosas o claramente inadaptadas como primeros grados». «Quieren reducir hasta la saciedad las limitaciones regimentales y lo único que hacen es que vean impunidad y nos resten autoridad», manifiestan.

Intento de motín hace un mes

Cabe recordar que hace poco más de un mes los trabajadores de la cárcel de Alhaurín De la Torre vivieron momentos de tensión debido a un intento de motín por parte de los reclusos. Un preso que exigía su salida a un centro hospitalario supuestamente alentó al reto de internos para que se unieran a su protesta y se sublevaran contra los funcionarios presentes en el módulo.

Un interno del módulo 6 solicitó asistencia médica porque decía haberse caído en la celda. Tras ser atendido por los servicios médicos de un hospital, recibió el alta médica y regresó de nuevo al centro penitenciario, según han informado a este periódico fuentes cercanas a los hechos.

Sin embargo, al día siguiente, el interno en cuestión solicitó ser trasladado por segunda vez a un hospital; petición que ha sido rechazada por los funcionarios tras informarle de que no existía una orden médica que justificase su vista a un centro sanitario.

En ese momento, el recluso supuestamente comenzó «de forma violenta» a protestar y a sublevarse contra los funcionarios al tiempo que ha alentado a sus compañeros a que hicieran lo mismo. Según las mismas fuentes, cerca de una veintena de presos se unieron al intento de motín, que se prolongó durante media hora y en el que la tensión «ha alcanzado grandes niveles».

Para sofocar la situación y restablecer el orden regimental, fue necesaria la participación de funcionarios de otros módulos y apartar del resto de reclusos al interno que inició la revuelta, quien fue finalmente trasladado al departamento de aislamiento.

RELATED ARTICLES