Estepona inaugura el bulevar peatonal de más de un kilómetro que abre la ciudad al mar, uniendo el Jardín de la Costa del Sol con el Mediterráneo

El Consistorio ha concluido los trabajos de remodelación de la céntrica avenida de España, en los tramos entre la avenida Juan Carlos I y calle Delfín, y desde ahí hasta el faro de Estepona, creando un gran espacio urbano revitalizado para el ciudadano y uno de los mejores paseos marítimos de España. El proyecto ha incluido la remodelación y unión de esta vía (antigua N340) con el paseo marítimo que discurre por esta zona.

El Ayuntamiento de Estepona ha concluido el proyecto de remodelación integral y peatonalización de la avenida de España, convirtiendo esta céntrica vía (antigua N340) en un gran bulevar peatonal ajardinado que abre la ciudad al mar y genera uno de los mejores paseos marítimos de España, que se prolonga a lo largo de un kilómetro de franja costera urbana. En concreto, entre las zonas comprendidas entre la avenida Juan Carlos I y calle Delfín, así como su prolongación desde calle Delfín hasta el faro de Estepona. Estas dos fases se unen a la anterior ejecutada entre calle Terraza y avenida Juan Carlos I.

Unas 10.000 personas han asistido a la inauguración de este espacio. El alcalde de Estepona, José María García Urbano, ha explicado que esta iniciativa pionera sitúa a Estepona a la vanguardia de las ciudades sostenibles, que apuestan por la calidad de vida, el bienestar de los ciudadanos, el medioambiente y los amplios espacios para el peatón.

De esta forma, Estepona une su núcleo urbano y el corazón de su actividad económica y social con el atractivo turístico que comporta el mar, con la consiguiente revitalización de todo este enclave estratégico del municipio. Así, la citada avenida se convierte en un lugar de transición entre la ciudad y el mar, con un espacio más agradable, tranquilo, seguro, abierto al peatón y donde predomina la naturaleza; en definitiva, “en uno de los lugares preferidos para disfrutar de la ciudad”.

Consigue, además, un concepto de ciudad moderna abierta al mar, que tiene otro eje fundamental en el remodelado centro urbano de la ciudad. En este sentido, hay que recordar que en esta zona, durante la última década, se ha generado un entramado de más de 130 calles renovadas en la totalidad de sus infraestructuras y embellecidas creando el potente foco de revitalización urbana que ha supuesto la iniciativa municipal ‘Estepona, Jardín de la Costa del Sol’.

El regidor ha destacado que con este nuevo proyecto estratégico, Estepona sigue avanzando hacia una ciudad moderna, dinámica, atractiva y que genera empleo y riqueza; situándose además a la vanguardia de la planificación urbanística sostenible y abundando en el modelo de ciudad impulsado durante la última década, que ha demostrado ser una planificación urbana de éxito, empatía y aceptación por parte de la ciudadanía.

 

El proyecto ha incluido, además, la remodelación del paseo marítimo que discurre por estos tramos; así como sustitución de las redes de saneamiento, que han sido mejoradas con un nuevo colector de aguas fecales y pluviales conforme al Plan Director de Alcantarillado de la ciudad, nuevas redes de abastecimiento, gas natural, alumbrado público y riego, que también han sido reformadas.

Esta actuación ha comprendido la demolición de la superficie existente para crear un amplio bulevar peatonal rodeado de jardineras, aunque el acerado se destina principalmente al uso de peatones, también dispone de un balizamiento para un carril bici que da continuidad desde zona del Puerto hasta zona La Cala y que permitirá, además, el tráfico rodado para vehículos de emergencia. En el diseño del pavimento se hace especial hincapié a la eliminación de barreras arquitectónicas para favorecer una ciudad inclusiva.

Mirador del Carmen

Este gran bulevar peatonal culmina en el Mirador del Carmen; un equipamiento sociocultural de uso público que alberga una gran biblioteca en vertical y espacios para el estudio, un conservatorio de música, un auditorio para eventos culturales, una relevante sala expositiva, que abre con medio centenar de piezas de la colección Carmen Thyssen, y una torre-mirador que se convierte en un significativo elemento de atracción de visitantes, ya que es una atalaya donde deleitarse con unas impresionantes vistas al Mediterráneo y con la esencia marina de la ciudad.