El urólogo malagueño Pedro Torrecillas, en el Congreso Internacional de Ginecología del Hospital HM Gabinete Velázquez

  • Presentó ante más de 1.100 especialistas las últimas novedades en el tratamiento con criocirugía del cáncer de mama y los fibroadenomas mamarios.
  • La técnica implantada desde 2009 en Europa, por el Centro Internacional de Criocirugía y Criomedicina, tiene una enorme aceptación entre pacientes y especialistas.

El Doctor Pedro Torrecillas, urólogo malagueño y coordinador del Centro Internacional de Criocirugía y Criomedicina, ha sido uno de los ponentes que más expectación ha creado en el Congreso Internacional de Ginecología celebrado en el Hospital HM Gabinete Velázquez de Madrid.

El encuentro congregó a más de 1.100 profesionales médicos de esta especialidad; y sirvió para valorar cómo la técnica de la criocirugía está aumentando en implantación y eficacia en los últimos años para el tratamiento del cáncer de mama y de los fibroadenomas mamarios.

La técnica de la ultra-congelación de tejidos tumorales tiene una dilatada trayectoria en Europa y Estados Unidos, siendo el centro malagueño que coordina el Dr. Torrecillas el primero en utilizarla en el continente, para diferentes patologías; tanto benignas como cancerosas. De ahí que sean muchos los especialistas  que acojan esta técnica con agrado, la planteen a sus pacientes y la incluyan en sus propuestas de tratamientos para tumores tanto benignos como malignos de mama.

La presencia del urólogo malagueño en esta cita de renombre internacional confirma la importancia y peso que está adquiriendo la criocirugía en el panorama científico mundial. «El Centro Internacional de Criocirugía va a colaborar con HM Hospitales en la formación de profesionales médicos para crear una unidad de Crioablación de Mama en Madrid. Será la segunda de España, tras la del Hospital Santa Elena de Torremolinos, que también coordina nuestro centro», comentó el doctor Pedro Torrecillas.

UN TRATAMIENTO PIONERO, EFICAZ Y REVOLUCIONARIO

La Criocirugia es un procedimiento mínimamente invasivo para el tratamiento de diferentes tipos de cáncer.

Esto se consigue colocando unas agujas o criosondas dentro del tumor y colocando las que sean necesarias para cubrirlo completamente, bajando la temperatura de -183 a -185 °C. La criosondas son muy finas y llevan en su interior otro circuito por donde circula el gas argón, que es un gas noble presente en la naturaleza. Gracias a que el circuito interior llega hasta el final y no encuentra salida; el gas vuelve por un fino espacio entre ambos conductos, originando una gran descompresión que es la que baja la temperatura hasta esos extremos.

El gas vuelve de nuevo a la máquina saliendo al exterior y nunca entra en contacto con el cuerpo del paciente.

La Criocirugía se puede realizar cuando el cáncer está en sus inicios y está el órgano confinado, es decir está dentro de un órgano como la próstata el riñón el hueso la mama el hígado etc. Y no se ha extendido a otros órganos originando metástasis.