El Cautivo, el emblema de la Semana Santa de Málaga

El Cautivo , el señor de Málaga. Foto: Javier España Pérez

El Señor de Málaga es una de las imágenes que más pasión suscita en la ciudad portado por más de 250 hombres, paseará por las calles el lunes santo desde el barrio de la Trinidad acompañado por miles de fieles

Fue tallado por el imaginero José Martín Simón 1939 y procesiona sobre un trono de caoba y plata realizado en el año 1953.

nicialmente fue concebido como Ecce-Homo ataviado únicamente con el paño de pureza. El Obispado de Málaga no aceptó que fuese tan descubierto, lo que obligó a que se le vistiese con la señera túnica blanca.

El modisto Bautista confeccionó la túnica con tela de «piel de ángel», una de las pocas disponibles en la posguerra. Esa sencillez hizo que conectara de manera inmediata con la gente. Además, esta prenda cuenta con la particularidad de que se va moviendo durante todo el recorrido, gracias a las medidas que van haciendo los hombres de trono. Es una tela muy vaporosa, lo que ha contribuido a que circule una leyenda urbana sobre la hipotética existencia de un ventilador bajo las andas. Nada más lejos de la realidad, el movimiento del trono es el que propicia que la túnica «tome vida».

 

Nuestro Padre Jesús Cautivo, conocido como El Cautivo, es una de las imágenes que más pasión suscita en la Semana Santa de Málaga. La talla de un Cristo apresado con una túnica blanca que se mueve al caminar es la postal más tradicional del Lunes en la capital malagueña. Más de 250 hombres son necesarios para portar su trono a hombros y ser los pies de una imagen que, quienes lo ven, aseguran que parece que camina.