Depositan los restos de la ballena varada en Estepona en un vertedero

Se ha depositado este martes en el vaso de vertido del Complejo Ambiental Costa del Sol, según instrucciones de la Junta de Andalucía

La ballena que el pasado jueves quedó varada en las playas de Estepona (Málaga) se ha depositado este martes en el vaso de vertido del Complejo Ambiental Costa del Sol, según instrucciones de la Consejería de Agricultura de la Junta de Andalucía.

Si bien en un principio se pensó llevar el cuerpo del animal mar adentro, desde que se produjo el hallazgo la instalación había habilitado una zona en vertedero para acoger los restos del cetáceo y se solicitó, asimismo, autorización a la Junta para su depósito.

“Debido al gran tamaño del animal, las dificultades para su desplazamiento” y que pudiese haber algún tipo de percance en el traslado del cuerpo por tierra firme, el Ayuntamiento de la ciudad optó por llevar al cetáceo mar adentro, según establece el protocolo de actuación de la Sociedad Española de Cetáceos (SEC).

En este tipo de situaciones el SEC recomienda trasladar los restos a un mínimo de seis millas de la costa y depositarlos a 50 metros o más de profundidad para que no quede una parte del cuerpo en la superficie, lo que podría provocar que los barcos se accidentasen, han explicado a Efe desde el consistorio.

El pasado viernes se realizó un primer intento, pero “las condiciones meteorológicas impedían a los marineros y buzos trabajar con seguridad” y se terminó por abortar la misión, detallan.

El sábado “se hizo otro intento y se vio que en alta mar había mucho oleaje por el temporal”, por lo que tampoco era seguro y se decidió esperar hasta que el temporal amainase.

Ante las previsiones que el mal tiempo continuaría hasta finales de semana, se ha descartado finalmente esta opción y un camión ha trasladado al cetáceo -de 15 toneladas de peso y alrededor de 15 metros de longitud- desde el puerto de Estepona hasta la planta de residuos.

Una vez allí se han dispuesto todos los medios para trasvasar la ballena a un camión específico con tracción 8×8 que pudiera subirlo al vaso de vertido para lo que ha sido necesario el uso de una grúa pluma, varias palas, excavadoras y buldóceres y donde, posteriormente, se ha cubierto con tierra por completo.

El delegado del Complejo Ambiental Costa del Sol, Óscar Naranjo, ha explicado que las tareas han estado supervisadas en todo momento por técnicos de la Consejería e “incluso se les ha ofrecido la posibilidad de conservar los restos del animal en la instalación”, algo que se ha descartado dado el estado del rorcual.

No es la primera ballena que llega al complejo, apuntan, ya que en 2008 otro cetáceo, esta vez de más de 20 metros y 43 toneladas de peso, también fue trasladado a la instalación, donde se extrajo el esqueleto, que actualmente se expone en el Museo de Ciencias Naturales del Consejo Superior de Investigaciones Científicas de Madrid.