Denuncian el “maltrato crónico” a los burro-taxis de Mijas

El «maltrato crónico» de los ‘burrotaxis’ de Mijas: sin apenas descanso, hacinados y sin poder tumbarse 

Úlceras y erosiones en la piel, lesiones y deformaciones permanentes en los hocicos o problemas de visión son algunas de las consecuencias de la explotación en estos animales que denuncia el partido animalista PACMA.

El partido animalista PACMA denuncia en una nueva investigación la situación de los burros utilizados para transportar turistas en Mijas, Málaga. La formación, con una nueva documentación basada en fotografías y vídeos tomados en abril de este año 2022, vuelve a hacerse eco de la explotación y el maltrato que sufren estos animales.

Trabajando de sol a sol y cargando pasajeros desde la mañana hasta la noche, pasando sus pocas horas de «descanso» en minúsculas cuadras y con problemas de salud visibles. Estas son las condiciones de los burros de Mijas que denuncia PACMA. El servicio de burrotaxis, explica la formación, incumple normativas europeas, nacionales, autonómicas y locales. «Es un claro ejemplo de maltrato animal institucionalizado«, sentencia.

Según exponía González, «permanecen de pie durante todo el día, tanto durante la jornada laboral como durante el periodo de reposo, sin posibilidad de tumbarse o de adoptar ninguna otra postura de descanso ni de movimiento».

González denuncia que estos animales padecen lesiones y deformaciones

Tras ese primer informe, la formación exigió una reunión con el Ayuntamiento para abordar el tema, tras la que denunciaron la «falta de interés» de la institución. «La única acción adoptada fue la instalación de vallas de separación entre los animales, lo cual limitaba más, si cabe, su margen de movimiento», afirmaron.

El Partido Animalista apuntaba en la campaña Corta su cuerda en 2018 que «estos inteligentes, sociables e hipersensibles animales siguen atados permanentemente a correas de escasos centímetros que les impiden moverse o tumbarse. Trabajan los 365 días del año y, cuando acaba la jornada, son llevados a minúsculas cuadras en los que permanecen atados en las mismas condiciones».

La formación política lamenta que todavía en 2022 no se haya puesto fin a lo que denominan «un maltrato crónico» de estos animales. La vicepresidenta de Pacma, Cristina García, abogada experta en derecho animal, sostiene que existen «múltiples alternativas» para visitar la ciudad sin necesidad de utilizar animales.

«La situación de los mal llamados burrotaxis hay que tratarla con extrema urgencia porque estos animales están sufriendo las consecuencias de un maltrato permanente», sentencia.