Plantea fijar zonas alrededor de centros de gran demanda donde no podrán estacionar las VTC y limitar la geolocalización previa al servicio

La Consejería de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio mantiene abierto el diálogo con el sector del taxi y las VTC y ya está poniendo en marcha algunas de las medidas consensuadas (ocho de las diez iniciales). En otra de las reuniones convocadas para consensuar el borrador de propuestas (de más de 500 páginas) que la Consejería que dirige Marifrán Carazo presentó el pasado 2 de abril en tiempo récord, el viceconsejero de Fomento, Jaime Raynaud, y el director general de Movilidad, Mario Muñoz-Atanet, han trasladado hoy a los taxistas que ya está redactado el decreto para regular el precio cerrado y el taxi compartido o pago por plaza, dos de las reivindicaciones históricas del sector que ningún gobierno había atendido hasta ahora.

Además, se han comprometido a trasladarles en el plazo de un mes una nueva propuesta para fijar zonas cercanas a centros de gran demanda de servicios de transporte de viajeros, como estaciones o paradas de taxi, donde no podrán estacionar los VTC y a limitar la geolocalización previa a la contratación del servicio. Dado que no hay consenso por ninguna de las partes, ni del taxi ni de las VTC, los responsables de la Consejería también han informado de que aparcan su propuesta de establecer estaciones perimetrales para las VTC.

En esta nueva reunión, a la que han asistido representantes de la Federación Andaluza de Autónomos del Taxi (FAAT), de Élite Costa del Sol, Élite Taxi Sevilla, de la Confederación de la Costa del Sol y de la Asociación Hispalense Solidaridad del Taxi, Muñoz-Atanet ha resaltado que el nuevo Gobierno andaluz ha abordado desde un primer momento los cambios que ha generado la proliferación de los VTC, si bien sigue defendiendo que es el Ejecutivo central el que tendría que haber regulado esta situación y no desviar las competencias hacia las autonomías.

No obstante, la Consejería “ha asumido su responsabilidad al estudiar la situación, reunirse con las partes afectadas, plantear propuestas y tomar decisiones”. En las reuniones celebradas hasta ahora se han debatido las diez propuestas ya anunciadas, de las que ocho han sido consensuadas: la precontratación del taxi a precio cerrado, el precio por plaza; intensificar las labores de inspección; la creación de una web de control andaluza; convenios de colaboración con los ayuntamientos para la formación en la labores de inspección y control; la creación de áreas de prestación conjunta, la puesta en marcha de programas de transporte a demanda y exigir al Estado que equipare la capacitación de los conductores VTC a la de los taxistas. Se planteó también, pero se ha descartado por el rechazo de los taxistas, la equiparación en materia de gases contaminantes y accesibilidad.

Los responsables de la Consejería han trasladado a los taxistas que, en una respuesta escrita del Ministerio de Fomento, se informa de que el vehículo con conductor se sujetará “a la normativa general de tráfico como cualquier otro vehículo” y que no podrá estar estacionado o captar clientes “a una distancia prudencial” de lugares de concentración y generación de demanda de servicios de transporte de viajeros como pueden ser aeropuertos, puertos, estaciones de ferrocarril o paradas de taxis. Para determinar esta distancia, “se podrá tomar como referencia la normativa vigente en cada Comunidad autónoma”, según el Ministerio.

Así, la Consejería ha planteado al sector del taxi que en un mes se les trasladará una propuesta para definir esa “distancia prudencial” y estos “lugares de concentración y generación de demanda de servicios” que cita el Ministerio. Además, la Consejería se compromete a limitar la geolocalización previa a la contratación del servicio de las VTC, como pide el taxi. La falta de seguridad jurídica imposibilita que, como piden los taxistas, se imponga directamente un tiempo de precontratación a las VTC, ha argumentado Muñoz-Atanet.

Por otro lado, tal y como se acordó con el sector, se ha reforzado la labor de inspección. Entre 2018 y lo que va de 2019 las denuncias del servicio de inspección de la Consejería han pasado de 107 a 576, centrándose sobre todo en eventos como las ferias de Málaga y Sevilla. “Se han multiplicado por más de cinco en poco tiempo”, ha subrayado el director general.

Asimismo, Dirección General de Movilidad ha compartido con el sector el borrador del convenio que se ofrecerá a los ayuntamientos para la formación de los agentes de policía local en el control e inspección de estos servicios y facilita, entre otros aspectos, el acceso a la web de control de las VTC. Dicho convenio se ofrecerá a las corporaciones con más población y a las que registran una mayor desproporción de la ratio 1/30 (VTC/Taxi), así como a todo aquel municipio que lo precise. Ya se tramitan los de Málaga y Almería.

Por otro lado, la dirección general de Movilidad también ha enviado una orden a las delegaciones provinciales para crear grupos de trabajo para desarrollar las peticiones de áreas de prestación conjunta y han empezado ya reuniones con los alcaldes para explicarles el segundo programa de transporte a la demanda, lo que permitirá ofrecer servicios de taxi en todos los municipios de Andalucía.

Además, la consejera de Fomento, Infraestructura y Ordenación del Territorio remitirá al nuevo Gobierno central una carta, dirigida al Ministerio de Fomento, en la que se pide que las capacitaciones de los conductores de VTC sean similares a las que se exigen a los taxistas, otro de los puntos consensuados ya con el sector del Taxi.