¿Cómo afectará la guerra de Ucrania al turismo en la Costa del Sol?

El miedo a los desplazamientos, la subida del petróleo y el cierre de espacios aéreos, ensombrecen de nuevo un panorama que empezaba a despejarse tras la pandemia

Málaga es el destino favorito de los rusos adinerados, muchos de los cuales tienen una segunda residencia en la provincia. Aeroflot opera actualmente cuatro vuelos a la semana entre Moscú y la costa.

Tras los duros años de la pandemia, y cuando el turismo internacional empieza a despegar, llega la guerra de Ucrania, y la incertidumbre regresa al sector turístico de la Costa del Sol.

Los temores de muchos ciudadanos a moverse en la actual coyuntura internacional; las restricciones a las conexiones con determinados espacios aéreos de Rusia, Bielorrusia, Ucrania o Moldavia; o las consecuencias de las sanciones que la comunidad internacional pueda imponer a Putin, son factores que han hecho saltar las alarmas en la Costa del Sol.

A estos elementos se une el del inmediato aumento de precios de los billetes aéreos y de los paquetes turísticos al elevarse el coste del barril de petróleo a cifras récords. Un encarecimiento que pronto se trasladará a los viajes.

En 2021, un total de 14.000 viajeros procedentes de Rusia, visitaron la Costa del Sol. De ellos 9.000 se alojaron en los hoteles de la provincia, en los que generaron 32.900 pernoctaciones, según los datos del Patronato de Turismo de la Costa del Sol.

Su presidente, Francisco Salado, califica de «preocupante» para el turismo la situación, mientras que el presidente de la Asociación de Empresarios Hoteleros AEHCOS, José Luque, aseguró que «miramos con incertidumbre» el nuevo conflicto bélico.

La provincia es uno de los destinos predilectos de los rusos, tanto como segunda residencia como para hacer turismo. Marbella y Estepona son lugares donde los rusos más acaudalados tienen imponentes mansiones, en las que residen durante parte del año.

El aeropuerto de Málaga no tiene conexiones directas con Ucrania, pero sí con Rusia. La línea aérea Aeroflot opera cuatro vuelos semanales entre Málaga y Moscú, que por el momento no ha suspendido. Antes de la invasión de Crimea, Rusia estaba entre los diez principales emisores de turistas hacia la Costa del Sol.