Capturan en su fiesta de cumpleaños en Torremolinos a un fugitivo acusado de varios asesinatos

Andaban detrás de él las fuerzas de seguridad holandesas y españolas, pero J.H.S. no salía mucho, sobre todo después de que, tras cumplir dos años de cárcel en España, dejara de ir a fichar al juzgado y desapareciera sin dejar rastro.

El pasado 1 de julio cumplió 31 años y no se quiso perder la celebración, pero no pudo apagar las velas porque la Guardia Civil irrumpió en su fiesta y le capturó. Era J.H.S., un holandés buscado por las autoridades de su país por varios asesinatos y que en España ya había pisado la cárcel por colaborar en otro.

De esta operación del Equipo de Huidos de la Justicia de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil ha informado este sábado la Dirección General (UCO) del cuerpo, que ubica en un pub de la localidad malagueña de Torremolinos el arresto del fugitivo.

Andaban detrás de él las fuerzas de seguridad holandesas y españolas, pero J.H.S. no salía mucho, sobre todo después de que, tras cumplir dos años de cárcel en España, dejara de ir a fichar al juzgado y desapareciera sin dejar rastro.

Emboscada en Mijas

En la madrugada del 19 de agosto de 2016 unos sicarios descerrajaron una docena de disparos a un colombiano y a su pareja en Mijas (Málaga). Les habían tendido una emboscada.

J.H.S. abordó a la pareja y la llevó a un lugar donde les dispararon por la espalda

Según han explicado a Efe fuentes próximas a la investigación, fue J.H.S. quien –con alguna excusa– abordó a la pareja en una gasolinera y la llevó hasta un lugar de la localidad malagueña, donde les dispararon por la espalda. El hombre murió, mientras que la mujer resultó gravemente herida.

Cuatro sicarios –tres holandeses y un noruego– intervinieron en este suceso, cuyo móvil fue un ajuste de cuentas entre bandas de narcotraficantes de los Países Bajos, probablemente por un vuelco de droga (robo de una organización a otra).