Campanillas trabaja para recobrar la normalidad un mes después de ‘Gloria’ y sigue esperando ayudas estatales

La barriada malagueña de Campanillas sigue trabajando para recobrar la normalidad un mes después de las inundaciones provocadas por el paso de la borrasca ‘Gloria’ en la madrugada del 25 de enero. Muchos de los damnificados por las fuertes precipitaciones siguen a día de hoy sacando barro de sus casas mientras esperan la llegada de las ayudas del Gobierno central.

 

Los afectados han formulado las pertinentes reclamaciones al Ejecutivo solicitando estas ayudas para volver a la situación anterior al paso de la borrasca. “Están desesperados”, ha sentenciado la presidenta de la Asociación de Vecinos Evolución de Campanillas, Carmen Fernández de Olivar.

Fernández ha explicado, en declaraciones a Europa Press, que ha estado hablando con algunos vecinos que le han trasladado su desesperación porque el Consorcio de Compensación de Seguros “está poniendo muchas pegas, no están valorando las cosas como tienen que valorarlas…”. “Los vecinos están bastante desesperados”, ha recalcado.

Por ello, ha vuelto a reclamar “más ímpetu” a la hora de llevar a cabo las valoraciones por parte del Consorcio, insistiendo en que algunos de los afectados por la riada “han perdido su casa, su vida”.

“Queda mucho por hacer, esto no es una cosa que se vaya a terminar ya”, ha advertido Fernández, que ha precisado que en la zona más afectada “hay personas que están en alquiler, los propietarios los están echando y no tienen dónde ir, no tienen vivienda”, lo que ha calificado de “lamentable”.

Las inundaciones trajeron una ola de voluntarios, que fueron en aumento día tras día. Así, más de 520 personas voluntarias han participado en el distrito en trabajos para ayudar a estos damnificados.

En concreto, estos voluntarios se han repartido en unas 120 en tareas de apoyo como recepción de donaciones, clasificación de productos, preparación de lotes o entrega a los damnificados y 400 en labores de limpieza, eliminación de fango y enseres dañados. Se estima que se han realizado 5.500 horas de trabajo voluntario entre el 27 de enero y el pasado 7 de febrero.

Además, el Pleno del Ayuntamiento de Málaga aprobó en su sesión de enero una moción institucional en la que solicitó al Gobierno central la declaración de zona catastrófica, o la que proceda de acuerdo a la legislación vigente, por los daños ocasionados por las fuertes lluvias y las inundaciones que se produjeron en la barriada de Campanillas.

Los vecinos han ido en este mes formulando sus reclamaciones solicitando las ayudas pertinentes. El pasado 29 de enero la portavoz del Gobierno y ministra de Hacienda, María Jesús Montero, visitó Campanillas e informó de que el Ejecutivo central trabajaba para dar “la respuesta más rápida” ante los daños ocasionados por la borrasca.

Entonces, señaló que a partir del viernes 31 de enero podrían empezar los pagos a las familias y las tramitaciones y los expedientes que ya han sido desarrollados: “En el plazo de cuatro meses nos aseguran que casi la totalidad de las ayudas podrán haber llegado a los diferentes hogares”, dijo entonces. Por el momento, según fuentes del Gobierno central en Málaga, las ayudas no están llegando, algo que en las dos últimas semanas han criticado desde el PP.

MEDIDAS

Por su parte, desde el Ayuntamiento de Málaga se pusieron en marcha ayudas, como la apertura, el mismo día de las inundaciones, de una oficina de atención a los afectados en la Junta Municipal de Distrito de Campanillas. En estas instalaciones se han atendido unas 800 incidencias de vecinos del distrito que, tras el miedo y la tensión vivida esa madrugada vieron desaparecer sus vehículos y pertenencias.

Ese mismo fin de semana de las inundaciones, el servicio de emergencia social del Ayuntamiento y los técnicos de la unidad de calle realizaron visitas puerta a puerta y ofrecieron, entre otras cosas, asistencia psicosocial a los afectados.

También el Consistorio, con el objetivo de paliar las consecuencias de lo ocurrido, acordó aplicar una reducción de 20 metros cúbicos en la factura de agua de enero a los vecinos de Campanillas. Se trata de un volumen equivalente al consumo de una familia en dos meses.

Además, durante este mes de febrero, el Consistorio puso en marcha la gratuidad en sus desplazamientos en las líneas 25 y 28 de la Empresa Malagueña de Transportes (EMT), así como una campaña para fomentar y revitalizar el comercio en Campanillas para ayudar a recobrar la normalidad lo antes posible y que todos los malagueños compren en estos negocios.

En el caso de la Junta de Andalucía, el Consejo de Gobierno del 10 de febrero instó a la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible a adoptar, de la manera más urgente y eficaz posible, medidas para paliar los daños causados en el dominio público hidráulico por el desbordamiento del río Campanillas como consecuencia del paso de la borrasca Gloria. Para ello, destinará 750.000 euros.

También en la Cámara andaluza, la consejera de Agricultura, Carmen Crespo, reclamó la pasada semana “prontitud y diligencia” al Gobierno de Pedro Sánchez, lamentando que se aprobaran 19,5 millones de euros para Cataluña, Baleares y Valencia “y nada para Andalucía” tras el paso de la borrasca ‘Gloria’.