La Guardia Civil se ha hecho cargo de la investigación

El cadáver de un hombre ha sido hallado este miércoles junto a varios casquillos de bala en la playa Peñón del Cura, en Mijas (Málaga). La Guardia Civil se ha hecho cargo de la investigación. Por las circunstancias en las que ha sido encontrado, todo apunta a que es una nueva víctima por arma de fuego en la Costa del Sol, aunque la Guardia Civil todavía no ha confirmado este extremo, ya que el cuerpo fue hallado boca abajo. A las 13.00 se estaba procediendo al levantamiento del cadáver, que será trasladado al Instituto de Medicina Legal de Málaga. En caso de que se confirme la muerte a balazos, sería la séptima víctima en la zona por arma de fuego desde septiembre, según informa El País.

El servicio de emergencias 112 ha recibido a las 9.20 la llamada de un ciudadano alertando de la presencia del cuerpo en una zona de acantilados de la playa Peñón del Cura, cerca de un chiringuito y del faro de Calaburras. Hasta el lugar, casi en el límite con Fuengirola, se desplazaron agentes de la Policía Local, Guardia Civil, bomberos y servicios sanitarios. Cuando llegaron, solo pudieron confirmar la muerte del varón. “Alrededor hay varios casquillos”, han explicado fuentes de la Guardia Civil, que no han aclarado si el cadáver presentaba impactos de bala.

En poco más de un mes, cinco personas han muerto tiroteadas en la Costa del Sol. El último fallecimiento violento se registró el 27 de octubre. La víctima fue otro hombre, de nacionalidad búlgara, que había recibido 14 disparos y estaba tirado en un pinar a las afueras de Marbella. También en el núcleo marbellí, un hombre falleció y otro resultó herido en un tiroteo ocurrido el 15 de noviembre en la urbanización Andasol.

El 22 de noviembre, un ciudadano británico recibió cinco balazos en la puerta de su casa. Acababa de llegar —aún no le había dado tiempo a salir del coche— cuando dos personas se pusieron a su altura desde otro vehículo y le dispararon. La semana pasada, dos sicarios ataviados con caretas esperaron en el aparcamiento del camping de Cabopino a un ciudadano francés de 60 años al que dispararon en cuatro ocasiones para, después, huir del lugar. Abandonaron el coche que conducían en Mijas. Fue encontrado envuelto en llamas.