El consejero de Economía lanza un mensaje de tranquilidad y confianza

El Gobierno andaluz ha trasladado que el recién aprobado Programa Andaluz de Medidas de Preparación y Contingencia frente al Brexit, que incluye 112 medidas de preparación y contingencia, contribuirá a suavizar los efectos en las empresas exportadoras de Huelva, que durante el primer semestre de este año ha sido la provincia con mayor peso en la relación comercial con el mercado británico. Así lo han trasladado el consejero de Economía, Conocimiento, Empresas y Universidad, Rogelio Velasco, en un encuentro sobre los efectos de la salida de Reino Unido de la Unión Europea con empresarios de la provincia, en la que también han participado el presidente de la Autoridad Portuaria de Huelva, Antonio Ponce, y la presidenta del Consejo Andaluz de Cámaras de Comercio, Pilar Miranda.

En el primer semestre de este año, la provincia onubense concentra el 26% del volumen de ventas de Andalucía a Reino Unido, seguida de Almería (25%), Cádiz (21%) y Sevilla (14%). El 14% restante se lo reparten las demás provincias. Según los últimos datos de Extenda referidos al año 2018, la comercialización exterior de la provincia de Huelva a Reino Unido ha sumado más de 345 millones de euros exportados, un 1% más que el año anterior. Las ventas de frutas y frutos sin conservar representaron el 87% sobre el global de las exportaciones onubenses a Reino Unido y supuso más de 300 millones, seguido de productos del sector de la madera y sus manufacturas, que representó un 7% sobre el total, lo que se tradujo en casi 25 millones de euros. En tercer lugar se situaron las ventas de otros productos químicos, que representaron el 3%. A esto se suma, que Huelva ha aumentado, de enero a julio de este ejercicio, un 7% el número de empresas exportadoras regulares –las que acumulan más de cuatro años consecutivos de ventas- y cuenta con 378 compañías, de las que 66 exportan a Reino Unido.

Ante esa representatividad de Huelva en el mapa exportador andaluz, el titular de Economía ha puesto de manifiesto que la Junta es consciente de la preocupación que demuestra el empresariado onubense, teniendo en cuenta que «el británico es un mercado estratégico y fundamental para la economía provincial, con sectores con gran experiencia exterior, fundamentalmente el agroalimentario, aunque también los segmentos de los productos químicos y la madera».

No obstante, ha reconocido que el impacto negativo del Brexit ya se viene padeciendo en España y Europa desde hace más de un año, debido a la depreciación de la libra esterlina respecto al euro. A su juicio, «este proceso invisible» tiene una especial incidencia en la actividad exportadora, ya que obliga al tejido empresarial con vocación internacional, como es el caso de Huelva, a «reducir o incluso a eliminar sus márgenes para no perder mercado internacional que tanto esfuerzos e inversión ha costado abrir», ha puntualizado Velasco.

En su intervención, el consejero de Economía, Conocimiento, Empresas y Universidad ha trasladado al tejido empresarial convocado que «desde el Gobierno andaluz se sigue trabajando sin demora para poder garantizar la mejor transición posible hacia la nueva realidad», por lo que ha querido lanzar un mensaje de «tranquilidad y confianza», a pesar de que «el escenario, a falta de 29 días para que se  haga efectiva la salida, es de incertidumbre, puesto que todas las opciones están abiertas», ha dicho.

Velaco ha subrayado que «este plan es un documento abierto, que queremos enriquecer con propuestas de todos los agentes socioeconómicos«, de ahí que haya remarcado la importancia de este tipo de encuentros en los que «es posible ahondar en las medidas e intercambiar puntos de vista».

Medidas del Plan frente al Brexit

Entre las medidas planteadas en el encuentro, Rogelio Velasco ha desgranado las de mayor calado económico y las que tienen mayor incidencia en el tejido empresarial onubense, destacando entre otras la puesta en marcha de un servicio de consultoría para la realización o reformulación de planes de internacionalización para las empresas expuestas a la desvinculación de Reino Unido, a través de Extenda, dependiente de la Consejería de Presidencia, Administración Pública e Interior. Se trata de una iniciativa que estará dirigida a las empresas andaluzas que tienen operaciones en Reino Unido, ayudándoles a modificar su modelo de negocio para que se adapten a las nuevas condiciones. Asimismo, ampliando esta primera medida, se pilotará también un servicio de consultoría para el diseño de planes de negocio a las empresas andaluzas implantadas en Reino Unido que quieran trasladar sus establecimientos a otros países o replantear el plan de negocio de su filial en tierras británicas.

En el ámbito del mercado de trabajo, la Junta de Andalucía va a reforzar los incentivos a la contratación de nuevas personas desempleadas procedentes de la aplicación de un posible ERE motivado por el Brexit. Desde el Servicio Andaluz de Empleo se ampliará la línea de incentivos al empleo estable ya existente con una convocatoria específica destinada a este colectivo. Junto a estas medidas también se incluye un programa de estímulo a la creación y consolidación del trabajo autónomo con la fórmula de concesión de subvenciones en régimen de concurrencia no competitiva.

Impacto en la economía andaluza

El impacto de la salida de Reino Unido de la Unión Europea en la economía andaluza podría suponer entre 500 y 1.200 millones, en función de que se aplique un Brexit blando o duro. Los ingresos por cuenta corriente provenientes de Reino Unido se pueden cuantificar en 4.078,3 millones de euros en 2018, lo que supone una exposición equivalente al 2,4% del Producto Interior Bruto (PIB) andaluz.

Andalucía fue la cuarta comunidad autónoma española en exportaciones a Reino Unido en 2018 con un volumen de 2.281 millones. Desde el punto de vista del turismo, el británico constituye el principal mercado emisor de turistas a Andalucía, que recibió en 2018 a 2.872.409 turistas británicos.

En 2018 residían en el Reino Unido 18.470 andaluces, mientras que en la comunidad vivían 75.372 personas con nacionalidad británica, fundamentalmente en la Costa del Sol.