Bravo: «Andalucía debe aprovechar los recursos renovables para reducir la dependencia energética»

El consejero de Hacienda, Industria y Energía destaca un potencial de 300.000 megavatios en la comunidad y la existencia de 17.000 millones de inversión sobre la mesa

El consejero de Hacienda, Industria y Energía, Juan Bravo, ha destacado la necesidad de Andalucía de «aprovechar al máximo los abundantes recursos renovables de los que dispone para reducir la dependencia energética exterior y las emisiones contaminantes, generando a su vez empleo y actividad económica», sobre todo por la alta dependencia energética de combustibles fósiles y por el gran impacto económico que el precio de la energía tiene en los sectores productivos y en la ciudadanía.

Bravo, durante la apertura de la Jornada ‘La transición hacia nuevos modelos energéticos’, organizada por el Club Español de la Energía, patrocinada por Cepsa y con la colaboración de la Confederación de Empresarios de Andalucía, ha precisado que Andalucía tiene sobre la mesa proyectos de inversión en plantas renovables que superan los 17.000 millones de euros, si bien para poder desarrollarlos es imprescindible contar con una red de transporte que permita su evacuación.

Según un estudio realizado por la Agencia Andaluza de la Energía, el potencial renovable de la comunidad andaluza asciende a 300.000 megavatios (MW). La aspiración de Andalucía pasa por contribuir con el 45% de los objetivos que marca el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima, es decir, por aportar 25.650 MW de los 57.000 que contempla el citado Plan en el horizonte de 2030.

El consejero ha señalado que la comunidad ha presentado ante REE y el Ministerio para la Transición Ecológica una ambiciosa propuesta de planificación de infraestructuras eléctricas de transporte 2021-2026, en la que Andalucía solicita un importante desarrollo en ejes de 400 kV para la conexión de la región con el resto de España, que se invierta en grandes ejes interiores para la evacuación de los recursos renovables y la construcción de quince nuevas subestaciones de 220 y 400 kV, así como la ampliación de las existentes, sin olvidar el apoyo a la red de distribución y la eliminación de restricciones técnicas.

De forma paralela, el consejero ha destacado que se está trabajando en la eliminación de trabas burocráticas y en el impulso de la simplificación administrativa, con el objetivo de «dar una respuesta más ágil tanto a los proyectos renovables como a aquellas iniciativas de ámbito industrial con afección al sector eléctrico».

Bravo ha recordado la importancia del sector empresarial vinculado al sector renovable, que está conformado por más de 1.800 empresas que generan más de 43.000 empleos en la región, y ha apuntado los programas de ayuda en materia energética que gestiona la Agencia Andaluza de la Energía, que se han orientado fundamentalmente hacia la economía productiva. «Desde la entrada del actual Gobierno, los incentivos concedidos a las empresas superan el 80% del presupuesto contemplado», ha declarado.