Basura espacial de la desintegración de un cohete chino cruza el cielo de Málaga

Se había avisado a través de las redes sociales, pero muchos se llevaron una sorpresa mayúscula cuando observaron cómo cruzaban el cielo malagueño durante unos minutos unas luces blancas que podían parecer meteoritos. Fue pasada esta medianoche y se convirtió en el tema estrella de Twitter.

«Es la imagen del momento. Numerosas personas han captado desde diferentes puntos de Málaga lo que posiblemente sea la desintegración de una constelación de satélites #Starlink al adentrarse en la atmósfera», decían en Storm Málaga.

En Frontera Espacial explicaban que «no ha sido un ovni ni un meteorito, sino una parte de un cohete chino Chang Zheng 2F que se quemaba» al adentrarse en la atmósfera. «Aviso de #SkyWatch Sentinel, posible reentrada de una etapa superior del cohete chino CZ-2F esta noche sobre Islas Canarias y España  De ocurrir, sería visible en partes alrededor de la trayectoria, entre 00:27-00:37 hora española», explicaban con antelación el fenómeno.

Esta basura espacial se pudo ver cómo iluminaba el cielo durante unos minutos en gran parte de Portugal y España a las 00:32. Se realizaron vídeos y comentarios del suceso desde Cádiz, Toledo, Madrid, Huelva, Murcia, Granada,Córdoba, Sevilla y Málaga, entre otros lugares de España.

«Ha sido alucinante», decían algunos observadores que captaban con sus cámaras el momento. Desde Campillos a Sayalonga se grabó el suceso que provocó, igualmente, cierta incertidumbre. Sin duda, miles de miradas estuvieron anoche puestas en el cielo.

El investigador y astrofísico del Instituto de Astrofísica de Andalucía, con sede en Granada, José María Madiedo, informó que el fenómeno se produjo como consecuencia de la reentrada en la atmósfera terrestre de una de las fases (módulo) del cohete Chang Zheng 2F (CZ-2F), que fue lanzado por la Agencia Espacial China (CNSA) el pasado 5 de junio dentro de la misión Shenzhou 14 (Barco Divino 14).

Esta misión tenía como objetivo llevar a tres astronautas al módulo Tianhe, el primer y por el momento único módulo de la estación espacial china Tiangong; y el cohete Chang Zheng 2F fue el encargado de poner en órbita a la nave Shenzhou 14 que transportaba a estos astronautas.

Según Madiedo, la hilera de bolas de fuego observada se produjo cuando el módulo superior del cohete hizo su reentrada en la atmósfera, lo que lo rompió en múltiples fragmentos que se volvieron incandescentes como consecuencia del brusco rozamiento con la atmósfera, de forma que cada uno de esos fragmentos originó una bola de fuego.

El fenómeno fue grabado también por los detectores del proyecto SMART (Instituto de Astrofísica de Andalucía, IAA-CSIC) y ha sido analizado por el investigador principal de este proyecto, el astrofísico José María Madiedo.

De esta forma, se ha podido determinar que la reentrada se produjo sobre el Atlántico, frente a las costas de Marruecos. Desde allí, los restos del cohete avanzaron en dirección noreste, sobrevolando primero Tetuán (norte de Marruecos) y continuando sobre el Mediterráneo, pasando a tan solo 10 kilómetros de la costa de Almería.

La hilera de bolas de fuego se extinguió sobre el Mediterráneo, sobre un punto situado a aproximadamente unos 100 kilómetros de la costa de Argelia y otros 100 de la costa de Murcia.

Madiedo ha detallado a Efe que, a pesar de la espectacularidad de las imágenes, este fenómeno no constituye ningún peligro y que se trata de un procedimiento de eliminación de restos programado para evitar precisamente que esa parte del cohete hubiera podido quedar orbitando y constituir lo que se conoce como basura espacial.

SMART es un proyecto que desarrolla la Red de Bólidos y Meteoros del Suroeste de Europa (Red SWEMN), que tiene como objetivo monitorizar continuamente el cielo con el fin de registrar y estudiar el impacto contra la atmósfera terrestre de rocas procedentes de distintos objetos del Sistema Solar.