Axaragua implementa nuevas medidas en la depuradora de Rincón de la Victoria para mejorar el tratamiento de olores

La empresa pública dependiente de la Mancomunidad Axarquía ha vuelto a realizar mejoras en la infraestructura hídrica simplificando la operación de desarenado que producía las emanaciones con un ahorro de 120.000 euros.

La empresa de Aguas y Saneamiento de la Axarquía (Axaragua) dependiente de la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol Axarquía ha informado sobre las últimas actuaciones que se han llevado a cabo en la estación depuradora de aguas residuales (edar) de Rincón de la Victoria) con la finalidad de minimizar la producción de malos olores que emana la infraestructura hídrica.

“En 2018 decidimos eliminar la antigua estructura de aluminio donde se encontraban los carros desarenadores de forma que esta fase de tratamiento, la etapa de desarenado, pasó a ser simplemente una pequeña etapa de decantación y acumulación de flotantes. Tras dos años operando, la edar se encuentra funcionando correctamente, tanto la línea de agua como la de fango con la consiguiente reducción de olores que tanto molesta a las personas que viven en las inmediaciones de la depuradora”, ha explicado el presidente de Axaragua, José Juan Jiménez.

Además, según ha resaltado, esta actuación ha permitido ahorrar a la empresa pública 120.000 euros, que es la cantidad que hubiese requerido una nueva estructura, más los costes de mantenimiento y explotación y tratamiento degases. Éste último proceso ha pasado de tener un coste de 10.000 a 1.000 euros al año. “También hemos aumentado la seguridad de los trabajadores al eliminar este espacio confinado y se ha mejorado la estética de la depuradora, reduciendo el impacto visual que suponía la antigua estructura de aluminio”, ha resaltado quien ha avanzado que también se están llevando a cabo mejoras en la de Vélez – Málaga.

En cuanto al trabajo técnico que se ha llevado a cabo, el vicepresidente de Axaragua, Gregorio Campos, ha detallado que “la simplificación de los trabajos de desarenado reduce el mantenimiento a apenas dos operaciones anuales de limpieza. “Estamos muy satisfechos por haber conseguido minimizar la producción de malos olores que crean molestias a los vecinos y vecinas.

Tengamos en cuenta que la medida de gas sulfhídrico dentro de la antigua estructura podía superar las 150 ppm. Ahora ya no hay emisión de gases de este punto”, ha aseverado.

Con respecto a los trabajos que se han desarrollado en los últimos meses, el consejero delegado de Axaragua, Raúl Peña se ha remontado a 2003 cuando la etapa de desarenado / desengrasado estaba descubierta, provocando muchas quejas de los vecinos. Para reducirlos en 2005 se realizó el cubrimiento con una estructura de aluminio donde se encontraban los carros desarenadores. En 2018 se hicieron pruebas para cambiar esta fase de tratamiento para poder sustituir la estructura. “Dejamos de insuflar aire en los vasos del desarenado y paramos los carros. Tras dos años de trabajo, hemos comprobando que realizando limpiezas periódicas podríamos prescindir de insuflar el aire y no depender de los elementos electromecánicos clásicos de desarenados sin afectar al funcionamiento de la edar”, ha detallado Peña.

En 2019 se demolió la estructura, se redirigió el agua de rechazo al reactor biológico, en vez de a la cabecera de la planta. Se terminó el recubrimiento e incluso se ha aprovechado el canal del desagüe de la bomba del desarenado para llenarlo de plantas aromáticas.