El rey no propone candidato tras finalizar su ronda de contactos con los líderes políticos 

España se encamina a elecciones generales el próximo 10 de noviembre después de que el rey Felipe VI haya decidido no proponer a ningún candidato para la investidura tras constatar el bloqueo político.

Habrá elecciones en noviembre. El rey Felipe VI ha decidido no proponer a ningún candidato a la investidura tras su último encuentro con Pedro Sánchez y una vez que ha comprobado que no hay ningún líder político que pueda tener una opción de gobernar.

El Rey ha constatado en su ronda de consultas con los partidos políticos que no existe un candidato con los apoyos necesarios para ser investido presidente del Gobierno, según ha informado en un comunicado el Palacio de la Zarzuela

Si las previsiones que hasta ahora se han manejado se cumplen, los nuevos comicios serán el próximo 10 de noviembre, el penúltimo mes del año y en plena desaceleración de la economía, como han alertado ya la mayor parte de los analistas.

El propio presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, ha señalado en su comparecencia ante los medios para constatar el fracaso de sus negociaciones, que una de las cuestiones que más han pesado a la hora de buscar un Ejecutivo fuerte, ha sido el enfriamiento económico internacional y el efecto que puede tener en la economía española.

Felipe VI ha comunicado a la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, «que no formula una propuesta de candidato a la Presidencia del Gobierno», según dice el texto, que no habla expresamente de convocar elecciones pero sí remite al artículo 99 de la Constitución, que señala que «si transcurrido el plazo de dos meses, a partir de la primera votación de investidura, ningún candidato hubiere obtenido la confianza del Congreso, el Rey disolverá ambas Cámaras y convocará nuevas elecciones con el refrendo del Presidente del Congreso».

El fiasco político se ha consumado cinco meses después de que se celebraran las anteriores elecciones generales y después de un amplio ‘carrousel’ de negociaciones entre PSOE y Unidas Podemos, primero, para buscar un Ejecutivo de izquierdas; y tras un ‘rally’ político en las últimas 48 horas, en las que cabía la opción de una abstención de los partidos de derechas, PP y Ciudadanos, que finalmente ha sido imposible.