El fuerte viento ha podido ser causante de que se hundiera el US WILLOW | Málaga Magazine

Esta mañana de jueves amaneció un barco hundido en el puerto deportivo de Benalmádena. Se trata del USS WILLOW, navío que visitó el alcalde Víctor Navas; y la concejala de Puerto, Encarnación Cortés, después de la celebración del pleno ordinario para comprobar in situ la situación del barco.

El alcalde lanzó un mensaje de tranquilidad: “Desde el inicio se pusieron todos los medios para garantizar la seguridad de los usuarios del puerto, y la protección necesaria para el control del artefacto acuático hundido”.

Afortunadamente, el barco no se ha escorado hasta el punto de llegar a taponar la bocana del puerto, esto permite que el control de la situación sea más simple y fácil.

El viento y el fuerte oleaje podría ser que causara una alteración en  la posición del barco hundido

Es la segunda vez que el municipio de la Costa del Sol sufre un accidente relacionado después de la gabarra de 20 metros que quedó varada en una playa de Benalmádena en abril de 2017.

Según la hipótesis que barajan los técnicos, es posible que el viento y el fuerte oleaje alterara la posición del barco, golpeándose contra el muelle principal y produciendo en su casco una vía de agua que habría provocado el hundimiento.

No obstante, los técnicos subrayan que este diagnóstico es provisional y que no se conocerán con exactitud las causas del suceso hasta que se realice la inspección preceptiva correspondiente, que se hará en los próximos días.

Parece ser que el barco, que se encuentra semi hundido en este momento, cayó sobre el fondo del Puerto, razón por la que no se espera que se produzca un mayor escoramiento del mismo, ni su vuelco. En consecuencia, no se contemplan ulteriores riesgos para los usuarios de la marina benalmadense.

Como medida de prevención, los equipos del Puerto Deportivo de Benalmádena llevaron a cabo la instalación de una barrera anticontaminación en el entorno del buque. No obstante, éste carecía de combustible en sus bodegas, por lo que no se estima posible que se produzca una fuga de hidrocarburos.

La gerencia del Puerto de Benalmádena señaló que el propietario de la embarcación ya conoce lo que ocurrió con el US WILLOW, así que procederá cuanto antes a tomar las medidas oportunas.