Sandra, víctima del ataque con ácido en Cártama: «Cada nueva oportunidad que dais a los agresores es una oportunidad que le quitáis a otra mujer»

La joven víctima de violencia machista en el caso de El Melillero reclama también a los políticos más inversión en educación

  • En un comunicado, la expareja de El Melillero se muestra «partidaria de la prisión permanente revisable para este tipo de delitos»
  • Lanza un mensaje de ánimo a las mujeres: «Seamos un gran ejército en la lucha por nuestros derechos»

Sandra, una de las víctimas del ataque con ácido en Cártama a manos de El Melillero, su expareja, quien la atacó cuando iba en su coche junto a su amiga Cristina, quien también resultó herida, ha decidido romper su silencio este jueves, 25 de noviembre, coincidiendo con la celebración del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia sobre la Mujer.

A través de un comunicado enviado a los medios de comunicación, la joven de 27 años, que sufrió quemaduras en la mitad de su cuerpo por culpa del ácido, ha lanzado querido lanzar un mensaje. «Cada nueva oportunidad que dais a los agresores es una oportunidad que le quitáis a otra mujer», ha dicho, manifestándose «partidaria de la prisión permanente revisable para este tipo de delitos».

Este es el comunicado íntegro de Sandra:

«Hola a todos y a todas, soy Sandra, víctima de la violencia de género, y quiero compartir con vosotros algunas reflexiones con motivo del 25N.

En primer lugar, me dirijo a los políticos. Por favor, dejad de mirar hacia otro lado y empezad a pensar más en nosotras, las mujeres. Quiero pediros que adecuéis las leyes a los hechos, y que penséis que estos individuos jamás se reinsertan en la sociedad. Creéis que sí, y cuando vuelve a ocurrir intentáis justificar lo sucedido, pero en realidad cada nueva oportunidad que dais a los agresores es una oportunidad que le quitáis a otra mujer, y los datos de reincidencia lo confirman.

Soy partidaria de la prisión permanente revisable para este tipo de delitos, ya que los agresores atentan contra la dignidad y los derechos de las mujeres solo por ser mujeres. Quiero sentir que mi país me valora, me protege y me cuida frente a esta lacra.

También a los políticos les pido más inversión en educación, la herramienta más eficaz para eliminar los estereotipos y sesgos de género en las generaciones futuras.

Me dirijo ahora a las mujeres. Cada una de nosotras somos únicas, especiales e irremplazables. Hemos demostrado que juntas somos más fuertes. Unamos nuestras fuerzas, hoy y todos los días, y seamos un gran ejército en la lucha por nuestros derechos. Os quiero libres y vivas.

Un mensaje especial para aquellas mujeres que están pasando por una situación de violencia. Sé que es muy difícil, que el pánico nubla la mente y no nos permite ver con claridad. Quiero que te aferres a tu niña interior y no permitas que nadie vulnere tus valores. Pide ayuda, siempre hay personas que te van a tender la mano.

No quiero olvidarme de agradecer a todos los hombres que nos acompañan en nuestra lucha contra la violencia de género. Sois esenciales para conseguir su erradicación y la igualdad real.

Por último, gracias infinitas a las personas que me habéis expresado apoyo y solidaridad, y habéis respetado mis deseos de privacidad».