Saltamontes, grillos y gusanos en la dieta de los andaluces

¿Serían capaces de comer saltamontes, grillos o gusanos? Pues, ¡atención! Porque han llegado ya a nuestro mercado, y dicen que es el alimento del futuro según la Organización para la Alimentación de las Naciones Unidas son consumidos ya por más de 2.000 millones de personas. Nos dicen que son ricos en proteínas y aminoácidos.

La FAO documenta hasta 1.900 especies de insectos considerados fuente de alimentación a nivel mundial, entre ellos están los saltamontes, los grillos y los gusanos que aportan tanto hierro como la carne de vacuno

Investigadores del King's College de Londres (Reino Unido), han descubierto que el consumo de saltamontes, grillos u otros insectos aporta tantos nutrientes, particularmente hierro, como el de carne de vacuno. Así se desprende de los resultados de un estudio publicado en el Journal of Agricultural and Food Chemistry, que confirma que los insectos podrían ser una alternativa más sostenible al consumo de carne y pescado.

Los insectos forman parte de la dieta tradicional de aproximadamente 2.000 millones de personas, según un reciente informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, en sus siglas en inglés), que documentaba hasta 1.900 especies de insectos considerados fuente de alimentación a nivel mundial.

Diferentes estudios ya habían constatado que estos animales representan una importante fuente de proteínas pero para poder considerarse sustitutivos de la carne debían aportar hierro, cuya deficiencia en muchas dietas puede acabar causando anemia, lo que se ha relacionado con déficit cognitivo o complicaciones en el embarazo, entre otros problemas.

Tras analizar el contenido mineral de saltamontes, grillos y algunos gusanos, así como la cantidad de nutriente que absorbe el organismo con su consumo, para lo cual utilizaron un modelo de laboratorio que reproducía la digestión humana, vieron que los insectos presentaban diferentes niveles de hierro, calcio, cobre, magnesio, manganeso y zinc.

Los grillos, por ejemplo, aportaban niveles más altos de hierro que los otros insectos, mientras que saltamontes, grillos y gusanos aportaban otros minerales, como calcio, cobre y zinc. Además, la absorción de estos minerales es más fácil que la de los presentes en la carne de vacuno.