Morir por amor de Antonio Fernández

morir por amor, relato
Morir por Amor un relato que nos comparte Antonio Fernández | Málaga Magazine

Cogidos de la mano, con los dedos entrelazados de su mano izquierda con los de la mano derecha de ella. Sentado en un sillón en la cabecera de la cama así había permanecido los quince días que su esposa llevaba ingresada en el hospital. Solo se había levando del mismo para asearse o ir al baño. Por fortuna también le servían la comida a él.

Ahora todo se oscurecía a su alrededor a medida que contemplaba como ella le miraba fijamente con su ojos ligeramente abiertos, dejando escapar su vida. Nada podía hacer ni la medicación ni los dos médicos que a diario la visitaban.

Solo cuando intuyó que ya se había ido, alargó su mano derecha para alcanzar el timbre que comunicaba con las enfermera de planta para avisar de la urgencia de su presencia.

Él seguía de la mano de ella y la enfermera que acudió rápidamente entendiendo que todo estaba consumado, pues sabían que el fallecimiento se produciría de un momento a otro desde el minuto uno cuando la mujer entró en el hospital, respetó el momento íntimo de los dos ancianos a los que les había tomado especial cariño.

Se acercó a la cama por el lado contrario donde se encontraba él y comprobó que la señora acababa de fallecer. Tocó el timbre para que acudiera el médico de guardia.

Él, colocó la mano de su esposa en el pecho de ella, al mismo tiempo que desentrelazaba sus dedos de los de ella, buscó la otra mano y la colocó encima de ésta. Hizo un ímprobo esfuerzo por besarlas, e igualmente besó su frente.

Si bien la manos estaban ya muy frías, la frente aún estaba caliente.

 

Morir por Amor