Matisse irrumpe en el Centre Pompidou Málaga y muestra “el apetito” del artista por la creación

Henri Matisse’ reúne a un conjunto de 48 obras, una selección “no muy numerosa pero que dan un sentido particular”

El Centre Pompidou de Málaga ha presentado la muestra temporal ‘Un país nuevo. Henri Matisse (1869-1954) con un enfoque sobre “el apetito” del artista por la creación y que reúne un total de 48 obras, de los que 17 son pinturas, siete esculturas y 24 dibujos del artista.

La exposición permite hacer un recorrido por las obras de Matisse, un artista que revolucionó la mirada moderna con una producción que se extiende a lo largo de más de 60 años y lo sitúa entre los artistas más destacados del siglo XX.

De igual modo, la muestra, que recorre medio siglo de la vida del artista y de la pintura del siglo XX y que es el primer acontecimiento enmarcado dentro del 150 aniversario del nacimiento del artista, presenta a Matisse como ese “clásico” del arte moderno cuya radicalidad sorprende incluso en la actualidad.

Así, se cuenta con obras fechadas entre 1900 y 1952 y traza la trayectoria del artista a través de una selección de obras icónicas que hacen dialogar la pintura, escultura y dibujo.

En la exposición ‘Un país nuevo. Henri Matisse (1869-1954)’ se muestran alrededor de cincuenta obras, con piezas como ‘El violinista en la ventana’ (1918) realizada durante su primera estancia en Niza, el ‘Desnudo sentado rosa’ (1935-1936) que muestra la simplificación radical abordada por el artista desde sus inicios, o uno de sus primeros papeles recortados, ‘Bailarín’ (1937).

A la presentación de la muestra han acudido el alcalde, Francisco de la Torre; el presidente del Centre Pompidou, Serge Lasvignes; la concejala de Cultura, Gemma del Corral; el director del Centre Pompidou Málaga, José María de Luna; y la comisaria de la muestra, Aurélie Verdier.

La comisaria de la muestra ha dicho alegrarse “especialmente” de que este artista sea mostrado en España, en concreto, en Málaga, “en la ciudad natal de su gran rival pero también amigo Pablo Picasso”. A esta relación también ha aludido Lasvignes, que ha dicho que Matisse en Málaga se une a otro “gigante del arte moderno”.

En este punto, ha recordado la historia de fraternidad de ambos artistas y ha dicho que los dos “se observaron y miraron mucho. Entre Picasso y Matisse podemos hacer un recorrido del arte moderno”, pese a ser dos personas “completamente diferentes y dos maneras de pintar completamente distintas”.