Marc Márquez, pentacampeón del mundo de MotoGP

El piloto español gana en Motegi y consigue su séptimo título mundial, el quinto en MotoGP.

Marc Márquez lo ha vuelto a hacer. Marc Márquez es, de nuevo, campeón del mundo de MotoGP. El piloto español se ha impuesto en el GP de Japón y ha conquistado su quinto entorchado mundial de la categoría reina, el séptimo de su carrera como motociclista

El piloto de Cervera, a sus 25 años, se llevó una carrera de la que partió en el sexto lugar de la parrilla y volvió a protagonizar un espectacular duelo con Andrea Dovizioso, que acabó por los suelos en la penúltima vuelta cuando intentaba recuperar la cabeza.

Esta vez no esperó hasta la última vuelta Márquez para asestar el golpe definitivo al italiano, al que adelantó en dos ocasiones, a falta de diez vueltas y, el golpe final, a falta de cuatro, cuando el español atacó en la curva nueve para dar gas hasta un nuevo título mundial. La conquista, tras la caída de Dovizioso, fue plácida para el español.

Con este triunfo, Marc Márquez suma su tercer año consecutivo en lo alto del podio mundial e iguala los cinco campeonatos de Mick Doohan en la categoría reina, convirtiéndose en el piloto más joven de la historia en ser pentacampeón. Márquez tiene en su haber los mundiales de 2013, 2014, 2016, 2017 y 2018 (más el de 125 cc en 2010 y el de Moto2 en 2012), y se acerca a los siete de Valentino Rossi y a los ocho de Giacomo Agostini.

Marc cambia su estrategia

El triunfo final se fraguó en una gran salida, en la que Márquez superó en la primera curva a Cal Crutchlow y Andrea Iannone, para poco después superar a Zarco y Miller, y colocarse segundo, tras la estela de Dovizioso, antes de terminar la primera vuelta. El de Ducati, que hizo una buena salida y mantuvo la cabeza, sintió la presión del español desde el comienzo de la carrera.

De nada servían ya los registros de los entrenamientos y, una vez más, el duelo entre ambos estaba servido. El ritmo de ambos fue precavido y Crutchlow aprovechó para meterse en el grupo de cabeza y llegó a pasar a Márquez, aunque no a Dovizioso. Pero esa no era la guerra de Márquez, que fue paciente y se mantuvo en un un trío cabecero acechado por Rossi, Iannone y Rins.

Te interesa