La Iglesia de Santa Ana, la Venta de Alfarnate y un recorrido por las calles del municipio son sus visitas imprescindibles | Málaga Magazine

 

Las sierras de Enmedio, Palomera y Jobo componen el cinturón natural que rodea Alfarnate en La Axarquía malagueña. Un intrincado laberinto de callejuelas estrechas, retorcidas y empinadas, especialmente en el barrio Alto o “Barriche”, desvela el origen árabe de la localidad, cuya fundación se rememora cada año durante las “Embajadas” o fiesta de Moros y Cristianos, en septiembre.

Además de pasear por calles de evocador nombre como Aljófar, Fortuna o Sol, en Alfarnate hay que visitar la iglesia de Santa Ana, (siglo XVI) en la que destacan sus tejados, de madera natural, sostenidos por vigas de roble. Coetáneo del templo es el Ayuntamiento, con sus vistosos arcos de medio punto.

 

Otro lugar de interés es la Venta de Alfarnate, en las afueras del pueblo. Construida hacia 1690, la venta dio cobijo a ilustres huéspedes, como Alfonso XIII, y a los bandoleros “El Tempranillo” y Luis Candelas.

Hoy es un restaurante-museo.

 

 

 

FIESTAS PRINCIPALES DE ALFARNATE

 

El 2 de febrero en Alfarnate se celebra el Día de la Candelaria, un fiesta en la cual los vecinos recogen del campo las “aulagas” una planta leguminosa de flores amarillas y espinosas.

A las aulagas se les ata una cuerda y los más jóvenes las arrastran corriendo mientras arden al grito de “La Candelaria”. También se hacen muñecos de paja y por la noche se quemaran en una hoguera. Posteriormente se cocinan en el fuego los productos de la matanza.

El 25 de abril se celebra el día de San Marcos en Alfarnate con una romería local que se desarrollará este año durante el fin de semana, en el Paraje de la Breña, dentro del Puerto de Los Alazores. Durante estas jornadas todos los habitantes y los visitantes disfrutan de unos días de campo en este bonito paraje.

Por la noche, tiene lugar la procesión de la patrona, Nuestra Señora de Monsalud Coronada, la cual es trasladada desde su Ermita hasta la Iglesia de Santa Ana para ser homenajeada durante el mes de mayo, en las conocidas novenas de mayo, celebradas todos los días del mes a las 20:00 horas.

Conjuntamente al día de San Marcos, se celebra San Marquillos el sábado siguiente al citado día 25, donde los vecinos y sus familias con visitantes acuden al mismo lugar a celebrar una jornada de convivencia en el campo.

Cada 13 de junio, durante la celebración de la Feria de San Antonio Abad, patrón de Alfarnate, las calles se llenan de altares floridos y los vecinos lanzan fuegos artificiales al paso de la imagen de la Virgen de Monsalud, que es devuelta en procesión a su ermita, desde Santa Ana.

Las Fiestas en Honor a la Virgen de Monsalud discurren en torno al día 12 de septiembre. Se celebran actividades dedicadas a mayores y menores, entre las que destacan campeonatos de tiro con honda, concursos de maniobras con el tractor, pandas de verdiales y fandangos, bailes, juegos, etc.

La Fiestas de Moros y Cristianos. Esta fiesta, también llamada «La Embajada», se realiza junto a las fiestas de la patrona del pueblo, la Virgen de Monsalud. La celebración surge con motivo de la reconquista del Reino de Granada por las tropas cristianas y la posterior expulsión del pueblo morisco.

El texto en el que se basa la historia pertenece a un romance llamado «Las Relaciones», de autoría anónima, en la que se representa una historia en tres escenas que relata el robo y conquista de la Virgen de Monsalud por las tropas moras y cristianas.

El pueblo se transforma en un pueblo medieval adornado para la ocasión, en el que se diferencia claramente entre barrios cristianos y moros y donde más de cuatrocientas personas se visten con trajes de época para recordar su conquista por las tropas cristianas.