Málaga contará con 902 ‘agentes de playas’ para controlar aforos y medidas de protección

La Junta destina casi 24 millones de euros a la contratación de 3.000 personas que servirán para reforzar a los ayuntamientos costeros en su tarea de vigilancia en las zonas de baño.

La delegada del Gobierno andaluz en Málaga, Patricia Navarro, ha anunciado que la provincia contará con 902 del total de 3.004 ‘agentes’ de playas que contratará la Administración autonómica para apoyar a los ayuntamientos en las tareas de control de aforos y aplicación de medidas de higiene y seguridad en las zonas de baño costeras.

El Gobierno de España, autoridad competente y mando único durante el estado de alarma decretado desde el 14 de marzo por la pandemia de la Covid-19, dictó una serie de recomendaciones para el baño este verano en las playas de todo el territorio nacional, “aunque la responsabilidad y competencia últimas recaen en las autoridades locales, que deben garantizar su vigilancia y el cumplimiento de las normas mediante planes de contingencia”, ha explicado Navarro.

Entre otras medidas, se limita el aforo, se marcan distancias entre bañistas superiores a dos metros y se indica la necesidad de establecer horarios.

“En Andalucía, el Gobierno ha destinado casi 24 millones de euros para la formación y contratación de 3.000 ‘agentes’ de playas para que ayuden a los ayuntamientos y a las fuerzas y cuerpos de seguridad en esa tarea, porque es una gran responsabilidad que no pueden asumir todos los municipios de forma unilateral y porque además supone una vía para generar empleo”, ha dicho al delegada de la Junta en Málaga.

Esta misma semana han comenzado ya los contactos con las personas de la bolsa de empleo vigente de la Junta de Andalucía y está previsto que los vigilantes puedan desempeñar su labor a partir del 15 de junio.

Del total de 3.004 ‘agentes’ con los que contará la costa andaluza, 902 efectivos se destinarán a los 14 municipios del litoral malagueño. Para su distribución se han tenido en cuenta varios criterios, como la superficie de playa, su carácter aislado o urbano y la afluencia habitual de público, ha explicado Navarro, quien recuerda además que la Junta destina 10,5 millones de euros para la mejora de las playas de Andalucía este año, de los que la mitad “irán destinados a proveer a los ayuntamientos de recursos y materiales par garantizar la seguridad, como torretas, motos acuáticas o zodiacs”.

Asimismo, en el último Consejo de Gobierno se aprobó, a instancias de la Consejería de la Presidencia, Administración Pública e Interior, un decreto ley que autoriza a los ayuntamientos, con carácter temporal y mientras persista la situación de alerta sanitaria y, en todo caso, hasta el 31 de octubre de 2020, a ampliar en una hora, hasta las 3.00 de la madrugada, el horario máximo de cierre de los establecimientos de hostelería y de terrazas y veladores.

En la fase 2, a la que pasa toda Málaga el próximo lunes, estos establecimientos podrán abrir además con aforo del 50% si el ayuntamiento correspondiente lo permite.

“Hay que apoyar al sector, pues estamos en un momento vital para recuperar el empleo y la economía basada en el turismo y el sector servicios en nuestra provincia”, ha apuntado Navarro, quien ha reiterado su confianza en que el paso a la última fase (fase 3), “sea de la mano del resto de las provincias andaluzas, sin tener que esperar de nuevo 14 días, porque ya hemos demostrado que cumplimos los criterios sanitarios y asistenciales y que no fue justo dejarnos atrás una semana”.