Las obras del Metro de Málaga completan la extracción de los restos del Fuerte San Lorenzo

La Unión Temporal de Empresas Atarazanas, que ejecuta el tramo Guadalmedina-Atarazanas, desarrolla hoy todo el operativo previsto para la extracción | Málaga Magazine

  • Esta intervención permitirá avanzar en la ejecución del túnel, una vez concluidos todas las pantallas del tramo y más del 75% de la losa de cubierta
  • La principal complejidad del tramo Renfe-Guadalmedina, al margen de los hallazgos arqueológicos de la muralla Nazarí reside en que en su trazado confluyen las dos líneas de metro

La construcción del Metro de Málaga en la Alameda Principal completó hoy la retirada de los restos arqueológicos asociados al Fuerte de San Lorenzo, catalogado como Bien de Interés Cultural (BIC).

Conforme a la resolución de la Consejería de Cultura y al procedimiento previsto, la Unión Temporal de Empresas (UTE) Atarazanas, que ejecuta el tramo Guadalmedina-Atarazanas, desarrolla hoy todo el operativo previsto para la extracción y retirada del muro Oeste de dicho fuerte, que data de los siglos XVI y XVII, aplicando la misma técnica que la empleada el pasado mes de marzo cuando se retiró la otra sección del muro, es decir, la del ala Este.

Ambas secciones del muro, que afloraron durante los trabajos de excavación arqueológica, cortaban en perpendicular el itinerario del túnel del Metro de Málaga en la Alameda Principal, razón por la cual era precisa su retirada, mediante grúas de gran tonelaje.

Ambas secciones del muro cortaban en perpendicular el itinerario del túnel del Metro de Málaga en la Alameda Principal, razón por la cual tuvo que retirarse

Así se permite la continuidad de la construcción de la infraestructura, preservando siempre el estado de conservación de ambos segmentos del muro perimetral para su posterior reubicación en el mismo lugar y cota de profundidad, una vez completada las obras del suburbano.

Tras retirar el muro Oeste, que se dividió también en cuatro trozos de 30 toneladas cada uno de ellos, se procederá a su traslado en un espacio habilitado en una nave, con las medidas de protección previstas para su conservación, mediante una lona, y habilitándose además en unos recipientes con agua para mantener las condiciones de humedad y evitar cualquier tipo de patologías.

La operación de extracción de los trozos del muro se puede llevar a cabo gracias a la instalación previa de una estructura metálica.

Mañana se retornará al entorno de las obras el segmento del muro Este extraído el pasado mes de marzo una vez finalizado el tramo de losa de cubierta, también denominado techo del túnel, que se ubicaba en dicho punto y que obligó la retirada de dicho muro en la zona entre el colector de carretería, junto a la confluencia con la calle Villaescusa, y el estribo número 2 del Puente de Tetuán, es decir, el más próximo a la zona de la Alameda Principal.

El avance en la obra de construcción del tramo Guadalmedina-Atarazanas del Metro de Málaga presenta un avance sustancial

Con la retirada y traslado, ahora del muro Oeste, la UTE Atarazanas podrá acometer ya el tramo de losa de cubierta pendiente de ejecutar entre las intersecciones de la Calle Ordóñez y la calle Villaescusa, donde se restituyó el colector y embovedado de Carretería.

De este modo, el avance en la obra de construcción del tramo Guadalmedina-Atarazanas del Metro de Málaga presenta un avance sustancial, con un grado de ejecución global superior al 71,70%. De hecho, la pasada semana se concluyeron los últimos 14 módulos de pantallas (muros que delimitan longitudinalmente el recinto de túnel y de estación) del tramo completo, al concluir los que restaban en el Puente de Tetuán, cuyo tablero Norte se encuentra en fase de reconstrucción.

Además de estar ejecutados ya el 100% de los muros pantalla de este tramo, de 300 metros de longitud y totalmente subterráneo, el avance de la losa de cubierta, tarea que se acomete tras las pantallas, se sitúa ya en más de un 75,6% de ejecución.

El próximo mes de enero se incorporará un nuevo equipo para ejecutar las pantallas en la zona de Armengual de la Mota

Sólo resta por completar la losa de cubrición en la zona entre calle Ordóñez y el colector de Carretería, así como la correspondiente a los vanos 1 y 2 del tablero Norte del Puente de Tetuán, que son los que se ubican junto al edificio de Hacienda. En el resto de vanos del puente de Tetuán (3 y 4) ya se dispone de la losa.

Una vez terminados los tramos de losa de cubierta pendientes, se podrá seguir avanzando en la excavación del túnel, tarea que ya terminó entre las calle Puerta del Mar y Ordóñez, donde se extrajeron las tierras entre pantallas en el primer nivel de túnel y se ha ejecutado también la losa de separación con el segundo nivel de túnel.

En el tramo anterior –entre Renfe y Guadalmedina–, cuya obra de terminación se reanudó el pasado 31 de julio, presenta ya un nivel de ejecución global del 75%. La UTE Metro Conexión, que acomete su finalización, ya completó la excavación en primer nivel de todo el túnel entre la Avenida de América, es decir, una vez superada la estación El Perchel-María Zambrano, y hasta el recinto de la Estación Guadalmedina, localizada en la plaza Manuel Alcántara, junto a la Avenida de Andalucía.

El tramo Renfe-Guadalmedina consta de una longitud 713 metros de longitud lineal, 100% subterráneos

Además, desde el pasado mes de noviembre, se inició la ejecución de los muros-pantalla en el tramo final que discurre entre la referida estación de Guadalmedina y el inicio del Puente de Tetuán, en la Avenida de Andalucía, donde concluye dicho tramo.

El próximo mes de enero se incorporará un nuevo equipo para ejecutar las pantallas en la zona de Armengual de la Mota y en febrero se prevén iniciar los trabajos de excavación del segundo nivel en el tramo de túnel entre la Avenida de América y la Estación Guadalmedina.

El tramo Renfe-Guadalmedina consta de una longitud 713 metros de longitud lineal, 100% subterráneos, y una estación, denominada Guadalmedina, que dispondrá de tres edículos o bocas de acceso.

La principal complejidad de este tramo de la obra del metro de Málaga, al margen de los hallazgos arqueológicos de la muralla Nazarí, catalogada como Bien de Interés Cultural (BIC), reside en que en su trazado confluyen las dos líneas de metro.

Por lo que realmente se aborda una doble infraestructura de túnel, y la Estación Guadalmedina consta de tres niveles de profundidad: el primer nivel acoge el vestíbulo y los niveles -2 y -3 albergan los andenes y vías de ambas líneas, con el mismo diseño que el Intercambiador de El Perchel-María Zambrano, que posibilita el trasbordo de usuarios entre las dos líneas en un mismo nivel.