La realidad virtual permitirá ‘visitar’ la parte oculta de la Cueva de Nerja

  • En dos tercios de la gruta no está permitida la entrada a los visitantes

La Realidad Virtual permite acercar este Bien de Interés Cultural a todos, mostrando al completo los tesoros que guarda en su interior. Así, serán visitables tecnológicamente todas sus galerías y ese arte rupestre de incalculable valor. Cada rincón de la cavidad podrá contemplarse y conocerse gracias a unas gafas que incorporan esta innovación tecnológica y que permiten vivir la experiencia de encontrarse en un determinado lugar mediante la imagen envolvente.

Cueva de Nerja es el nombre de la campaña con la que la gruta se promociona en la Feria Internacional de Turismo de Madrid (Fitur) y que supone llamada a los visitantes para que vuelvan a descubrir la cavidad desde su formación más primitiva.

En este sentido, una de las novedades que la Cueva de Nerja presentó para 2020 es la creación de una sala de realidad virtual con la que poder conocer esas partes de la gruta que en la actualidad no están abiertas al público y que se espera que entre en funcionamiento a partir de este semestre.

Así lo explicó el gerente de la Cueva de Nerja, José María Domínguez, que subrayó que este será el primer monumento natural de Andalucía en incorporar la realidad virtual a sus visitas. “Creemos que con este tipo de aplicaciones vamos a poder compaginar, por un lado, la especial protección que este Bien de Interés Cultural necesita; y por otro, que con ello seamos capaces de mostrar los tesoros que tiene la cavidad y que hoy por hoy no se pueden ver”.

Según detalló Domínguez, dos tercios de la Cueva de Nerja permanecen ocultos a los visitantes y con esta sala “se va a poder admirar toda su grandeza”. El otro reto, avanzó, es tratar de que el enclave sea catalogado como Patrimonio de la Humanidad.

El año pasado, la Cueva de Nerja recibió a 441.000 turistas, lo que supuso un 4% más que en 2018, según los datos precisados por el gerente, que destacó que la gruta es un referente en Europa con más de 500 manifestaciones de arte rupestre, algunas de ellas catalogadas con más de 33.000 años de antigüedad