La Policía de Málaga regala una bicicleta a un repartidor al que atropellaron

Javier Blanco llegaba a la comisaría engañado, aún con las cicatrices del accidente de tráfico que tuvo contra una patrulla de policía en Málaga.

No recuerda nada del golpe pero desde entonces se quedó sin bicicleta, sin empleo como repartidor y con una situación económica complicada.

David, el agente que conducía el coche, decidía reunir dinero entre los compañeros del grupo para regalarle una nueva herramienta de trabajo.

Hoy le daban una enorme alegría y le entregaban una bicicleta nuevecita. Javier, agradecido y emocionado, la estrenaba al momento como un niño. Su novia, Nieves Andújar, compinche en esta sorpresa, también daba las gracias. Poniendo así el final feliz a esos cuentos de Navidad, que dejan gestos y abrazos inolvidables.