La Consejería de Cultura presenta la primera novela del autor de José Juan Díaz Trillo ‘Cándido en la Asamblea’

La Consejería de Cultura, a través del Centro Andaluz de las Letras (CAL), ha preparado para esta semana una serie de actividades por toda Andalucía que se enmarcan dentro del Día de la Lectura.

En Málaga, se recordará esta conmemoración con la presentación del debut como novelista del poeta José Juan Díaz Trillo ‘Cándido en la Asamblea’ que ha publicado gracias a la editorial Point de Lunettes.

Será mañana viernes día 15 a las 19.30 horas en el Centro Andaluz de las Letras. El acto será presentado por la poeta Inés María Guzmán.

La historia de esta novela, inspirada en el clásico de Voltaire, plantea un relato ingenioso y punzante, a ratos también con profundas cargas de ironía, sobre los cambios políticos vividos en España en las últimas décadas, desde la llegada de la Democracia al movimiento de los indignados.

Díaz Trillo, nacido en Huelva en 1958, asegura que con esta novela salda una deuda personal: la de escribir una novela. «Soy una autor de una decena de libros de poesía, pero la novela no es fruto de la inspiración, sino más bien un trabajo de artesanía, muy disciplinado, y creo que, al fin, aquí lo he conseguido«. En este su debut narrativo, confiesa que aspira a rendir tributo a la vigencia de la Ilustración y de la mejor literatura. «Ni vivimos en el mejor de los mundos posibles ni todo está escrito».

Antes de la presentación de la novela, Inés María Guzmán leerá la alocución ciudadana escrita por Eva Díaz Pérez para conmemorar el Día de la Lectura. Desde la creación de esta efeméride, se ha pedido a diferentes autores y autoras, entre otros a José Antonio Marina o Almudena Grandes, que redacten una alocución dirigida al fomento de la lectura en cualquier ámbito. En la de este año, la escritora y periodista Eva Díaz Pérez nos invita a la lectura a través de un texto titulado ‘Paisaje dentro de un libro’:

 “¿Qué se esconde dentro de un libro? Pensemos en la metáfora de que un libro sea como una ventana que permite asomarnos al otro lado de algo o quizás dentro de nosotros mismos. Abierta la ventana, lo que se ve es un paisaje. Un paisaje que nunca acaba. Un paisaje que se abre a otras épocas, porque todos los siglos pueden habitar en una página. Detengámonos en un instante cualquiera. Por ejemplo, el 16 de diciembre de 1927. Unos poetas jóvenes posan delante de una cámara. No lo saben, pero tras el fogonazo de la fotografía, cuando la sala se llene de nubes de magnesio, quedarán congelados en un momento histórico. Estamos en Sevilla y los que nos miran desde el otro lado de la fotografía son los poetas que la posteridad llamará del 27. La generación de la amistad que hace noventa años brindó por la literatura en un lugar de Andalucía. De esa foto salieron poemas. “Yo creía que un poema terminaba en un signo ortográfico: un punto, una admiración, unos puntos suspensivos… Pues aquí mis poemas están terminando en autos, en cenas, en bebidas, en excursiones”, escribió Jorge Guillén desvelando ese tiempo de la felicidad antes de que llegaran los vientos sucios de la guerra”, escribe Eva Díaz recordando a la Generación del 27.