Juana Rivas entrega a los dos niños al padre en Italia

 

  • El tribunal civil que lleva la custodia fechó la escucha del hijo mayor, de doce años, para el 13 de noviembre
  • El Tribunal de Cagliari fijó para mañana viernes una audiencia en la que se abordará la petición del padre suspender a Juana Rivas la patria potestad

Juana Rivas entregó esta tarde de jueves a sus dos hijos, de cuatro y doce años, a su expareja, el italiano Francesco Arcuri, después de que la justicia italiana emitiera una orden para que lo hiciera, aunque ella continuará en este país los próximos días y continuará en la lucha por ellos.

La entrega de los pequeños se llevó a cabo en las dependencias de la Policía italiana en Cagliari (Italia) y ya están con el padre, según indicaron a Europa Press fuentes del equipo jurídico de Francesco Arcuri. Los niños están «bien» cansados después de todo lo ocurrido, mantienen.

Desde el equipo jurídico de Juana Rivas señalaron a la fuente que Rivas actuó en todo momento «dentro del marco de la legalidad» estos últimos días, como así le trasladó este pasado miércoles la Policía, la cual tenía conocimiento de su domicilio, por lo que «no se escondió«.

 

Juana Rivas denunció el pasado domingo al padre por «supuestamente» maltrato al hijo menor

El Tribunal de Cagliari fijó para mañana viernes una audiencia en la que se abordará la petición del padre de los niños de que se le suspenda a Juana Rivas la patria potestad y el régimen de visitas o que, en todo caso, vea a los niños en un punto de encuentro.

Juana Rivas, de Maracena en Granada, fue condenada en España a cinco años de prisión y seis sin la patria potestad de sus hijos por sustracción de menores, después de que hace dos veranos incumpliera las resoluciones judiciales que le obligaban a entregarlos al padre, al que acusa de malos tratos.

La sentencia no es firme y su defensa la recurrió la semana pasada, tras lo que Juana Rivas volvió a Italia para estar con los niños atendiendo al régimen de visitas fijado por el juzgado. 

El pasado domingo decidió no devolvérselos a su expareja y le denunció seguidamente por supuestamente «haber maltratado» al hijo más pequeño.

Arcuri negó reiteradamente esos presuntos malos tratos y en los últimos días emprendió distintas acciones para solicitar que Juana Rivas le entregara a los niños, pidiendo incluso que se le prohibiera sacarlos del país «dado el peligro manifiesto de una nueva sustracción«.

Juana Rivas volvió a prestar declaración el jueves ante la Policía italiana y el miércoles se reunió en Cagliari con el cónsul general de España en Roma para pedirle que se investigue este asunto. El tribunal civil que lleva el tema de la custodia fechó la escucha del hijo mayor, de doce años, para el 13 de noviembre.