Investigadores de la Cueva de La Araña de Málaga aseguran que hay motivos suficientes para preservarla

  • Los últimos estudios realizados por la Universidad de Granada fueron devueltos por la Junta para que se solventaran unos errores

La Cueva de La Araña, o de las Estegamitas como también se le conoce, es un “tesoro” que debe protegerse para las futuras generaciones. Investigadores del Grupo de Espeleología de la Sociedad de Excursionistas de Málaga, que han realizado estudios dentro de la cavidad, aseguran que hay razones suficientes que justificarían su preservación. Las últimas investigaciones en la cantera y que se encargaron a expertos de la Universidad de Granada y de la Escuela de Ingenieros de Minas y Energía de la UPM fueron devueltos por la Consejería de Sostenibilidad, Medio Ambiente y Economía Azul porque se detectaron unos errores.

La Cueva de las Estalagmitas se encuentra en la cantera de la fábrica de cemento de La Araña, en Málaga, y es un «tesoro geológico excepcional único en el mundo». Las estegamitas que se hallaron en su interior son muy difíciles de encontrar en el mundo. Actualmente, se conocen en total cuatro cuevas con este espeleotema. Además, según Iñaki Badillo Pérez, catedrático de Hidrogeología de la Universidad de Málaga y miembro del grupo de espeleología de la Sociedad Excursionista de Málaga que realizó un estudio previo sobre la cueva, “de las cuatro cuevas que hay en el planeta, la de Málaga es donde se encuentra el mayor número de estegamitas y la mayor diversidad”.

Su grupo participó en un estudio de tres meses en el 2022. Durante éste realizaron trabajos científicos, de control, parámetros ambientales para conocer la cartografía de la cueva y conocer todas sus cavidades y su amplitud. En este sentido, Badillo sostiene que “en la cueva hay elementos geológicos que son muy raros de encontrar en el planeta”. También hace hincapié en que “hay multitud de espeleotemas que justificarían su preservación”. Por lo que considera que proteger esta cueva es fundamental no solo por su “indudable riqueza” sino porque es “un tesoro para preservar para las futuras generaciones”.

Por otro lado, el investigador remarca que la cavidad no va a poder ser visitable porque inspeccionarla es “complicado”. Eso sí, “debe preservarse para hacer investigaciones científicas por todos los elementos que tiene”. Con unos 1.300 metros aproximados de extensión, múltiples salas y difícil de recorrer, la cantera de la Araña todavía desconoce que va a pasar con ella.

A la Junta de Andalucía llegaron los estudios de la UGR y la Escuela de Ingenieros de Minas y Energía de la UPM, pero la Consejería de Sostenibilidad, Medio Ambiente y Economía Azul detectó algunos errores en la redacción de los informes y solicitaron que se subsanaran.