Incautado en Málaga el primer narcosubmarino fabricado en Europa

La nave semi sumergible hallada en una nave industrial tiene 9 metros de eslora, 3 de manga y 3 de calado

Los narcotraficantes del Estrecho de Gibraltar siguen agudizando su ingenio para tratar de burlar la enorme presión ejercida sobre ellos por los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado desplegados por el Ministerio del Interior en los últimos años. Prueba de ello es la reciente incautación en una nave de Málaga del primer narcosubmarino —capaz de transportar hasta dos toneladas de droga— fabricado en Europa y que, al parecer, iba a ser usado próximamente por los narcos.

La incautación se enmarca dentro de la macrooperación Ferro, llevada a cabo por agentes de la Policía Nacional contra una organización criminal internacional dedicada presuntamente a la producción y distribución de sustancias estupefacientes.

Este gran golpe al narcotráfico se ha saldado con la detención de 52 personas —30 de las cuales han ingresado en prisión provisional— y con 47 registros, que han permitido desmantelar en la provincia de Barcelona un laboratorio clandestino de procesamiento de clorhidrato de cocaína, así como una plantación con 1.200 plantas de marihuana.

La embarcación, primera de esas características localizada en España, se encontraba en construcción cuando fue localizada, según ha informado la Policía Nacional. Tiene una dimensión de nueve metros de eslora, tres de manga y tres de calado. Su fabricación ha sido artesanal, utilizando una quilla sobre la que se ha montado una estructura de cuademas y refuerzos con paneles de contrachapado y fibra de vidrio para dotar al conjunto de la necesaria resistencia estructural.

La investigación se inició hace un año cuando los agentes tuvieron constancia de que ciudadanos españoles, colombianos y dominicanos podrían estar integrados en una organización criminal internacional dedicada a la importación y comercialización de grandes cantidades de estupefacientes, sobre todo cocaína, hachís y marihuana.

Esa organización estaría asentada en el litoral español, donde dispondrían de la estructura y logística necesaria para transportar importantes cantidades de droga: embarcaciones, naves industriales, camiones, etc.

Interceptado en Lisboa camino de Reino Unido

100 kilos de hachís y 100 de marihuana entre bañeras hidromasaje que llevaba un tráiler

Entre abril y diciembre de 2020 se incautan en Colombia sucesivas partidas de cocaína oculta y disuelta en sustrato de coco, torta de palmiste y yeso agrícola que tenían como destino España. En total se incautaron 2.900 kilos de estupefacientes. Y días previos a la explotación de la operación en España, las autoridades interceptaron cerca de Lisboa a un tráiler usado por la banda criminal en el que se escondían 100 kilos de hachís y 100 de marihuana entre bañeras de hidromasaje.

La explotación de la investigación se ha llevado a cabo en cuatro fases. En la primera —en noviembre de 2020—, los agentes localizaron los domicilios de los principales miembros de la organización en Tarragona: hubo 13 detenidos, entre ellos el líder de banda. En esta fase los agentes descubrieron que en una de las viviendas se encontraba una «cocina», donde estaba siendo procesada la cocaína. Allí encontraron 15 kilos de clorhidrato de coca, 60 kilos de cocaína y 13.000 euros en metálico.

La segunda parte de la operación tuvo lugar el pasado mes de febrero, cuando fue localizada la ramificación que tenía la organización asentada en la Costal del Sol. La principal actividad de esta consistía en el tráfico de estupefacientes a través de El Estrecho de Gibraltar.

Desde allí, la droga viajaba hacia el norte. Los agentes lograron interceptar un envío de hachís con destino a Francia e Italia en el peaje de Salou (Tarragona) y como resultado fueron incautados 583 kilos de hachís y las pistas le llevaron a una nave ubicada en Málaga: allí se encontraba la embarcación semi sumergible acondicionada para transportar hasta dos toneladas de cocaína.

La tercera de las fases —también desarrollada en febrero— se produjo cuando los agentes tuvieron conocimiento de que uno de los principales investigados se encontraba en el aeropuerto de El Prat con intención de abandonar el país con destino a Holanda. Fue detenido.

47 registros en diferentes provincias

De las 52 personas detenidas, 30 han ingresado ya en prisión

En esta fase de la operación, además de nueve registros en viviendas y espacios industriales —en los que se llegó a hallar 12.000 litros de precursores almacenados para el procesamiento de la cocaína—, también se registró una nave en Totana (Murcia) donde se encontró una lancha de fibra de vidrio de 15 metros de eslora y 4 motores de 350 CV, valorada en más de 30.000 euros y 7.000 litros de gasolina envasados en garrafas.

En la última parte de la operación se detuvo a 21 personas tras 24 registros en diferentes provincias como Tarragona, Barcelona, Valencia, Castellón, Mucia, Málaga o Cádiz. Además, en los registros se inacutaron 6.000 litros de precursores, 35.000 euros en efectivo y cinco relojes de lujo.