Fuengirola ve nacer a los primeros polluelos de flamenco

Desde Bioparc Fuengirola estiman que estos nacimientos van a continuar sucediendo hasta la primera semana de julio

Málaga está de enhorabuena. Ya han pasado varias semanas desde que Bioparc Fuengirola hacía pública la nidificación y puesta de más de una decena de huevos por parte de los flamencos rosas y enanos que habitan en él. Durante este proceso, cuya duración se ha extendido desde entonces, se han llevado a cabo labores de acondicionamiento de la playa en la que viven para simular un cenagal de agua salobre.

Por su parte, Antonio Garrucho, responsable de Zoología y coordinador de aves de Bioparc Fuengirola, ha explicado que «durante todo el proceso de incubación, el manejo ha sido muy similar al previamente realizado. Se siguen manteniendo los niveles de humedad en la zona de nidos o salinidad, y se minimiza la limpieza para no crear estrés en la colonia de flamencos. Dejamos que todo siga su curso natural».

Al cabo de un mes desde las primeras puestas, los polluelos de flamencos han empezado a salir de sus cascarones. Concretamente, son cuatro los que, hasta el momento, han aparecido con un plumón grisáceo, muy distinto al color rosa tan característico de los adultos.

Hasta 48 horas de eclosión

El proceso de la eclosión de esta especie da comienzo cuando los pequeños flamencos empiezan, muy poco a poco, a picar el huevo, y termina cuando logran romperlo definitivamente. Esto suele durar en torno a las 48 horas, provocando la extenuación de las crías por el esfuerzo que realizan.

En este sentido, Garrucho ha señalado que «los polluelos salen del cascarón débiles y esto les hace consumir rápidamente el vitelo, ingiriendo los nutrientes que necesitan en esos casi dos días de eclosión».

Después de esto, es la madre quien asume su alimentación. En primer lugar, lo hace generando una sustancia hiperproteica que, comúnmente, se conoce como ‘leche de buche’, la cual es regurgitada desde esta zona hasta el pico del pequeño. Posteriormente, la nutrición continúa con una regurgitación directa de la ingesta de los adultos

Asimismo, los polluelos permanecen en el nido de tres a cuatro días, pudiendo llegar, en algunos casos, a una semana. Una vez llega el momento de abandonarlo, estos inician una ruta de exploración por la colonia de los flamencos. «Curiosean la zona como si de una excursión se tratara y a la que se van sumando el resto de los polluelos. Una especie de guardería un poco más separados de los adultos», ha puntualizado Garrucho.

¿Cómo se confirma el sexo de los flamencos?

El tamaño aproximado con el que nacen los polluelos de flamenco es de unos 20 centímetros de altura, llegando al metro en menos de un mes. Sin embargo, el color grisáceo del plumaje no cambia al tono rosa de los adultos hasta que pasan cuatro o cinco años.

A lo largo del proceso hasta alcanzar la madurez reproductiva, no solo el color de las plumas irá modificándose, sino también el de sus patas. La estatura de los mismos sirve a los veterinarios para orientarse acerca de la juventud del animal, además de para saber su sexo y, aunque la hembra suele presentar un tamaño más pequeño que los machos, esto no es un aspecto determinante.

Conocer el sexo de los flamencos no es una tarea fácil. Para ello, el único método seguro es el análisis del ADN. Respecto a esto, Garrucho ha explicado que «estamos frente a una especie en la que, en ocasiones, se da un solapamiento en el tamaño. Algo que habitualmente distingue a machos y hembras, con los flamencos no nos vale. Incluso las medidas de anillamiento no aseguran el sexo del animal.

Siempre que todo siga avanzando de manera positiva y sin problemas, este municipio de Málaga va a continuar viendo nacer nuevos polluelos de flamenco hasta principios del mes de julio.