El Instituto Andaluz del Flamenco apoya de este modo la difusión del arte jondo entre las nuevas generaciones

El ciclo Flamenco viene del Sur del Instituto Andaluz del Flamenco, dependiente de la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico, llega hoy a su fin en el Teatro Cánovas con un balance de 1.500 escolares de la provincia desde su inicio el pasado 6 de noviembre. Se han llevado a cabo un total de cuatro espectáculos flamencos diseñados especialmente para escolares de todas las edades, siendo hoy 20 de noviembre el último, ‘Flamenquillos y la nube viajera’, donde la compañía Escuela de Nuevas Músicas versiona el cancionero popular español.

La Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico puso en marcha este ciclo en 1996 a través del Instituto Andaluz del Flamenco con el objetivo de situar el espectáculo flamenco a nivel de cualquier otra manifestación de las artes escénicas y con la intención de profesionalizar el sector, mediante el apoyo a la creación y la consolidación del tejido profesional. A lo largo de las 21 ediciones que ya ha cumplido, los artistas han participado en 635 representaciones, atrayendo a casi 205.000 espectadores en los espacios donde se ha celebrado como el Teatro Central de Sevilla, el Teatro Alhambra de Granada y el Teatro Cánovas de Málaga. Es en este último donde desde hace varios años se apuesta por la creación de público con la programación de espectáculos didácticos para niños y jóvenes, que habitualmente se completan con un coloquio posterior con la compañía artística.

Hoy han visitado el Teatro Cánovas los pequeños del CEIP Revello de Toro de la capital, el CEIP La Paz de Torremolinos, El CEIP Francisco de Asís de Alameda y el CEIP Pablo Neruda de Cártama para ver ‘Flamenquillos y la nube viajera’.

La compañía Escuela de Músicas Nuevas versiona en este montaje el cancionero popular español y desarrolla una historia donde la nube es representada por una bailaora-cantaora, quien a lo largo del espectáculo utiliza canciones populares infantiles que todos los niños y padres conocen. Así introduce de forma espontánea los palos básicos y su origen geográfico, dónde la nube los ha recogido para llegar finalmente a Andalucía, lugar donde se mezcla con nuestra música y convierte su lluvia en Flamenco. Las canciones están interpretadas por dos bailaoras y 5 músicos en escena.