Manuel Vázquez, un aprendiz de mecánico de la central hidroeléctrica malagueña de la compañía «El Chorro», fotografió el primer siglo de vida de El Caminito del Rey -sendero construido a más de 100 metros de altura en las paredes del Desfiladero de Los Gaitanes- y 35 de esas imágenes se exponen desde este lunes en «La Térmica», en Málaga.

La insólita estampa de la central cubierta de nieve, las inundaciones del Guadalhorce en El Gaitanejo o la desaparición de la primitiva estación eléctrica al quedar prácticamente sumergida por las aguas del embalsamiento de la Presa de la Encantada son algunos de los momentos que fotografió Vázquez.

Desde finales de la década de los 20 hasta el final de su vida laboral en los años 70, captó los recovecos de El Caminito e instantes de la vida cotidiana de esa «fábrica de la luz» donde trabajó desde niño hasta su desaparición al quedar cubierta por las aguas.

Recorría la zona desde el Desfiladero de Los Gaitanes hasta las aceras del poblado conocido como «El Chorro», lugares que fotografió, y aquellas instantáneas se podrán ver ahora hasta el próximo 20 de abril en el centro de cultura contemporánea La Térmica.

Su hija, Charo Vázquez, ha agradecido a la Diputación Provincial de Málaga y al comisario de la muestra, Javier Ramírez, la labor de montar esta exposición y ha destacado que, aunque su primera idea era homenajear a su padre, también la dedica a los vecinos del poblado que «con su huella dejaron un recuerdo de este lugar tan bello».

Define a su padre como un hombre sencillo «que supo captar la belleza en el sitio en el que se encontraba», lo recuerda «con su cámara siempre colgada» y destaca que su legado -un amplio fondo fotográfico- podría contribuir al conocimiento histórico de la zona.

El presidente de la Diputación malagueña, Francisco Salado, ha resaltado al presentar la muestra que están orgulloso de la iniciativa y que el Caminito del Rey, que recibe al año más de 300.000 visitantes, aspira a ser reconocido como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. EFE