El litoral malagueño obtiene 41 Banderas Azules

De esta manera, Málaga se corona como la provincia andaluza con más galardones de este tipo

El litoral de Málaga ha obtenido 41 Banderas Azules, repartidas en 34 playas, cinco puertos deportivos y dos embarcaciones sostenibles, por lo que supera las 30 logradas el pasado año y se corona como la provincia andaluza con más galardones, según ha informado la Asociación de Educación Ambiental y del Consumidor (Adeac).

Por municipios, Ardales contará con Bandera Azul para su playa de interior; Algarrobo Costa (Algarrobo); Fuente de la Salud y Torrebermeja-Santa Ana (Benalmádena); Ancha (Casares); Boliches-Gaviotas, Carvajal, Castillo y Fuengirola (Fuengirola); La Caleta, El Dedo, El Palo, La Malagueta, Misericordia, Pedregalejo, San Andrés (Málaga); Casablanca, El Cable, El Faro, Puerto Banús-Levante San Pedro Alcántara-Guadalmina, Venus-Bajadilla, Adelfas-Alicate (Marbella); Calahonda I, El Bombo, La Cala (Mijas) y Burriana y Torrecilla (Nerja); Los Álamos (Torremolinos); Ferrara y El Morche (Torrox), y Benajarafe, La Caleta -Paseo-, Torre del Mar (Vélez-Málaga).

Al respecto, el consejero de Turismo, Regeneración, Justicia y Administración Local, Juan Marín, ha destacado el trabajo «indudable en estos últimos años» de la Consejería para pasar de las 96 Banderas Azules de 2019 a las 137 de este año. Ello, evidencia la apuesta por Andalucía como un destino seguro, sostenible y accesible, «y nuestras playas van a ser el espejo de nuestra estrategia», ha asegurado en un comunicado.

En cuanto a puertos deportivos, Málaga contará con cinco Banderas Azules en Benalmádena, Caleta de Vélez (Vélez-Málaga), Estepona, La Duquesa (Manilva) y Marbella. Además sumará otros dos distintivos en dos embarcaciones sostenibles de Benalmádena.

Las Banderas Azules son un distintivo que otorga la Fundación Europea de Educación Ambiental (FEE) a playas y puertos, desde hace más de 30 años. Se concede, después de las inspecciones y auditorías anuales de Adeac, a aquellos municipios que lo solicitan –ya que tiene carácter voluntario– y cumplen con una serie de criterios agrupados en cuatro bloques: Información y Educación Ambiental, Calidad del Agua, Gestión Ambiental y Seguridad y Servicios.

«Están entre las mejores de Andalucía»

Por su parte, la concejala de Playas, Teresa Porras, ha manifestado que «es un aliciente más para seguir trabajando en la excelencia de nuestras playas».

«Este año hemos optado por presentarnos no sólo a la Q de Calidad, sino volver también a las Banderas Azules, y aquí tenemos los resultados. Nuestras playas están entre las mejores de Andalucía y de España», ha sostenido.

Según se especifica en la web de http://www.banderaazul.org, los criterios para obtener Bandera Azul se revisan y consensúan anualmente a nivel internacional por parte de los operadores nacionales.

Los criterios que una playa con Bandera Azul debe cumplir se dividen en cuatro grandes bloques. El primero es el de Información y Educación Ambiental, con paneles informativos sobre la playa, los ecosistemas litorales y, en su caso, sobre espacios naturales protegidos próximos, junto con un código de conducta para estos espacios; además de que el municipio debe organizar al menos cinco actividades de educación ambiental al año.

El segundo bloque es el de Calidad del Agua, de manera que durante la temporada anterior debe ser excelente en todos sus puntos de muestreo y conforme a la Directiva de Calidad de Aguas de Baño. Se deben tomar oficialmente un número de muestras periódicas de agua para determinar esta calidad y, adicionalmente, debe cumplir la Directiva de Tratamiento de Aguas Residuales Urbanas.

El tercer bloque es el de Gestión Ambiental, de manera que la playa debe cumplir esta legislación, en especial la Ley de Costas y debe estar limpia y disponer de una adecuada gestión de residuos, incluyendo la recogida selectiva de envases, papel, vidrio, etcétera. Así, la playa debe contar con baños públicos y, además, las urbanas y/o al menos una de las playas Bandera Azul del municipio, deben contar con uno adaptado para personas con discapacidad.

Seguridad y Servicios es el otro bloque para otorgar estas playas, de manera que tengan accesos fáciles y seguros. Además, las playas urbanas deben ser accesibles para personas con discapacidad y debe existir un equipo de primeros auxilios, así como un adecuado equipo humano y material de socorrismo.