El fondo de Catar que promueve la Torre construirá el puerto deportivo de San Andrés en Málaga

Proyecto puerto San Andrés - AUTORIDAD PORTUARIA DE MÁLAGA

Proyectan una inversión de 44 millones de euros y pagarán anualmente en concepto de actividad a la Autoridad Portuaria algo más de 1,5 millones de euros.

El mismo fondo de inversión catarí que promueve la construcción de un hotel de 116 metros de altura en el puerto de Málaga va a ser el que impulse la marina deportiva de San Andrés. La oferta presentada por Marina Málaga San, S. L., es con diferencia la que mejor puntuación acaba de recibir por parte de la mesa de contratación encargada de analizar la propuesta de concesión de este proyecto.

De acuerdo con los datos conocidos por EL ESPAÑOL de Málaga, la sociedad mercantil, que está compitiendo con otras dos entidades, prevé una inversión de 44 millones en la ejecución material de la marina. En la iniciativa, el grupo principal cuenta con la participación de Igy Marinas y Ocean Capital Partners, socios en la marina de megayates que ya se construye en la zona del muelle 1.

LA MARINA OCUPARÁ 100.000 METROS CUADRADOS Y TENDRÁ CAPACIDAD PARA 566 EMBARCACIONES

Siendo el grupo relacionado con la sociedad qatarí el mejor posicionado tanto en los informes técnicos como en la oferta económica, todo está de cara para que sea esta la propuesta que el Consejo de Administración elija para levantar el proyecto de un puerto deportivo a dos horas y media de la capital de España.

El puerto ofrecerá una zona comercial de baja altura, similar a la de Muelle Uno pero de menor extensión, y se pretende que esté dedicado únicamente a firmas de lujo. Estará formada por siete inmuebles, que sumarán un total de 3.000 metros cuadrados. A ello, se suma un edificio para el complejo náutico, con capacidad para acoger reuniones, celebraciones, etc. Estará situado en el extremo del dique de abrigo. En la planta baja se sitúan una tienda náutica, un gimnasio‐spa, guardería, salón de belleza, oficinas, cocinas y una cafetería‐Restaurante con sus espacios de terrazas y jardines que colindan con la dársena portuaria. En la planta superior se ubicará el restaurante más selecto, con comedores VIP y una amplia terraza descubierta, así como los salones de reuniones de trabajo. Finalmente, el solarium de la cubierta estará abierto para celebraciones. Sumará unos 1.800 metros cuadrados.