Por su contribución a la cultura andaluza

La Diputación de Málaga pedirá a la Junta de Andalucía en el pleno ordinario de este viernes que conceda la Medalla de Andalucía, a título póstumo, al pintor malagueño Eugenio Chicano, fallecido el pasado 19 de noviembre, por su contribución a la cultura andaluza, según informa Europa Press.

Así, los grupos de la institución provincial, a propuesta del PSOE, secundarán la Proposición no de Ley presentada por los socialistas en el Parlamento andaluz y en la que se recuerda la importancia de Chicano en la cultura de Andalucía, siendo referente del arte contemporáneo español y que se definía a sí mismo como pintor pop andaluz.

Chicano nació en Málaga en 1935 y se formó en la Escuela de Artes y Oficios de San Telmo. En 1954 comenzó a dedicarse a la pintura profesionalmente, como miembro de la recién creada Peña Montmartre, donde conoció a otras figuras de la Generación malagueña del 50 como Manuel Barbadillo, Jorge Lindell, Stefan von Reiswitz, Enrique Brinckmann, Elena Laverón, Dámaso Ruano y Francisco Peinado. Con algunos miembros de esta generación formó el denominado Grupo Picasso.

Tras protagonizar exposiciones en España y buena parte de Europa, en 1971 se trasladó a la ciudad de Verona para ampliar su formación, «huir de las opresiones franquistas, respirar libertades democráticas y consolidar su posición como introductor del pop art en España», tal y como se indica en la moción institucional.

En 1988 regresó a Málaga para poner en marcha y dirigir, por encargo del entonces alcalde de la ciudad Pedro Aparicio, la Fundación Picasso, con sede en la Casa Natal del artista malagueño. Como director de la misma, responsabilidad en la que permaneció hasta el año 1999, fue el encargado de devolver a Picasso a su ciudad natal, de reconciliar a Málaga con él.

Con amplio reconocimiento internacional, la obra de Chicano ha formado parte de colecciones como las del Museo Británico, el Museo del Louvre, el MoMA de Nueva York o el Reina Sofía de Madrid. Socio fundador del Ateneo de Málaga y de la Peña flamenca Juan Breva de Málaga, ya que supo combinar lo popular y tradicional de las raíces andaluzas con la modernidad y la vanguardia.

Se le considera, además, el gran renovador del cartel de Semana Santa, marcando unas nuevas pautas actualmente seguidas por los jóvenes autores.

Como presidente de la Asociación de Amigos del Museo de Málaga, Bellas Artes y Arqueológico contribuyó de forma decisiva a que el Palacio de la Aduana de Málaga acoja hoy uno de los mayores equipamientos culturales de España en extensión y colección.

Entre las distinciones y reconocimientos que recibió en España destacan la Medalla de la Ciudad y el título de Hijo Predilecto de Málaga. «Eugenio Chicano no sólo nos dejó un inmenso legado artístico y nos transmitió su pasión por la cultura, sino que también fue un ejemplo de compromiso cívico y social», se precisa en la propuesta.