Día mundial del agua, 22 marzo, nuestro bien natural más preciado

El Día Mundial del Agua se celebra el 22 de marzo de cada año y su principal objetivo, es crear conciencia en el hombre de la importancia de cuidar el llamado oro líquido para la vida de los seres humanos y las especies en la Tierra.

El Día Mundial del Agua es una fecha oportuna para que todos, de manera individual o colectiva empecemos, a partir de hoy, a cuidar, valorar y racionar el agua que utilizamos en nuestras múltiples actividades diarias.

Así mismo, dar a conocer la problemática de los millones de personas que no tienen acceso al suministro de agua potable y las medidas urgentes que se deben tomar al respecto para hacer frente a este problema.

Actualmente existe mucha preocupación en todo lo que concierne a los recursos hídricos de todo el planeta, ya que en los últimos años se ha venido notando una disminución significativa de los mismos por el uso indebido y el despilfarro debido a:

  • Un crecimiento acelerado de la población en todo el mundo: Esta ha sido una de las principales causas y donde se prevé que para el año 2050, esta cifra rondará los 10.000.000 en todo el globo.
  • Un incremento en la explotación de los acuíferos.
  • Contaminación y cambio climático: Un fenómeno que ha provocado el desplazamiento masivo de millones de personas que han perdido sus hogares.

Las guerras entre los pueblos y naciones: Que no solamente se limita a conflictos políticos, sino también a intereses más particulares como el dominio de los recursos naturales, uno de ellos, el agua.

El ciclo del agua

El ciclo urbano del agua contempla el recorrido que hace la misma desde su captación o captaciones por el concesionario de aguas para el abastecimiento urbano hasta que sale en forma de efluente de las Estaciones Depuradoras de Aguas Residuales (en adelante EDAR), y es devuelta de ésta forma al dominio público hidráulico (normalmente a ríos) y en menor medida a las aguas de transición y costeras.

Para poder verter a cauce público es imprescindible que su titular cuente con el preceptivo permiso (autorización de vertidos) del organismo de cuenca. Los Ayuntamientos o las empresas públicas o mixtas de abastecimiento son, normalmente, los titulares de la concesión de aguas púbicas para el abastecimiento urbano, y también son los titulares de la autorización de vertidos. Ambos permisos (concesión de aguas y autorización de vertidos) los ha de otorgar, como decimos, el Organismo de Cuenca al que pertenezca la localidad en cuestión por estar ubicada dentro del perímetro de la Demarcación Hidrográfica a la que pertenezca.

El concesionario de aguas para abastecimiento a población tras su captación, debe conducirlas hasta las llamadas ETAP,s (Estaciones de Tratamiento de Agua Potable) para potabilizarla y que sean aptas para el consumo humano.

Posteriormente se suele almacenar en grandes depósitos y, a continuación, se distribuye a través de la red de abastecimiento de agua hasta que llega a los usuarios finales.

Una vez usada, el sobrante recorre el sistema de alcantarillado y se conduce a través de colectores hasta la EDAR de cada municipio, donde se depura y devuelve al ciclo hidrológico, al dominio público hidráulico, vertiendo el efluente que ha sido autorizado.

¿Cual es el objeto social?

  • Constituye el objeto social la gestión y administración del ciclo integral del agua, con destino a usos domésticos, industriales y agrícolas, y la regulación de los recursos hidráulicos necesarios, incluyendo el tratamiento y depuración, alcantarillado, en su caso, y el vertido a cauce público de las aguas residuales.
  • Obras de albañilería y construcción de cualquier tipo de edificaciones, incluidas obras de saneamiento y conducciones hidráulicas, gestión, administración, recaudación y liquidación de servicios municipales, así como todo tipo de impuestos, contribuciones, tasas, precios públicos y cualquier tipo de tributos que se le encomienden.
  • Limpieza viaria, así como recogida de residuos sólidos urbanos y servicios derivados y accesorios a la gestión y tratamiento de dichos residuos, incluida su transformación y comercialización.
  • Comercialización mayor y menor, distribución y transformación de productos y mercancías relacionadas con el desarrollo de las actividades incluidas en este objeto social

El agua es un derecho fundamental para la preservación de la vida en todas sus formas. Considerada como un derecho humano, este valioso e indispensable recurso natural, no llega de forma segura a un gran número de personas en distintos países, sobre todo a los más pobres, donde el agua potable no es accesible.

De acuerdo a la ONU, la población más afectada es la carente de recursos económicos, donde el saneamiento de las aguas, es un verdadero lujo, sólo posible para las sociedades más avanzadas y los países desarrollados.

Más de un tercio de la población mundial no goza de los servicios de agua potable segura, lo que se traduce a más de 2.000 millones de personas, que no reciben el agua de calidad en sus hogares, por esta razón mueren hombres, mujeres y niños cada año.

El agua está estrechamente vinculada al cambio climático. De hecho la campaña de este año 2020 se centra en la importancia de reducir las inundaciones, sequías, la contaminación del agua y su escasez.

Si controlamos los recursos hídricos, seremos capaces de reducir los gases de efecto invernadero. Es importante buscar soluciones sostenibles para el acceso al agua potable y al saneamiento. Y todos nosotros tenemos un papel en esta lucha, porque pequeñas acciones por nuestra parte se traducen en grandes cambios.