En estos casos, Emergencias 112 Andalucía recomienda retirar del exterior de las casas aquellos muebles y objetos que puedan ser llevados por el agua para evitar accidentes. También se aconseja no estacionar vehículos ni acampar en cauces secos, ni a la orilla de los ríos para evitar así ser sorprendidos por una súbita crecida de agua o riada.

Los automovilistas deben extremar la precaución y respetar, como en cualquier otro momento, las normas de circulación e indicaciones de los paneles informativos de la Dirección General de Tráfico, así como no cruzar nunca en coche por lugares inundados. Si se encontraran con una pequeña balsa de agua, se debe atravesar con velocidad corta y avanzando muy despacio para que el agua no salpique el motor y poder pararlo. Después, es recomendable comprobar el buen funcionamiento de los frenos.

No se debe, aunque se conozca perfectamente su trazado, avanzar con el vehículo por una carretera inundada o cruzar un puente o paso subterráneo con agua, porque La fuerza de la corriente podría arrastrarlo. Debe evitar, asimismo, viajar de noche dado que es en estas horas los peligros son más difíciles de detectar.

En caso de tormentas, es aconsejable cerrar puertas y ventanas para evitar las corrientes de aire en casas y viviendas, pues estas atraen los rayos. En la calle, hay que tener en cuenta que el abrigo de los edificios protege del riesgo de descargas. No se debe nunca buscar, sin embargo, el cobijo debajo de árboles, sobre todo, si están solitarios ni tampoco en colinas, cimas de los montes o árboles altos, y sí buscar zonas bajas. También hay que evitar pequeños edificios, graneros, cobertizos, tiendas de campaña y automóviles descapotables.